La reforma del sistema de derechos humanos acapara la inauguración de la cumbre de la OEA

  • Este debate relega el tema central del foro, el hambre de 53 millones de personas

La reforma del sistema de derechos humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA), que incomoda a Ecuador, Venezuela y sus aliados, acaparó el domingo la inauguración de la 42 asamblea general del organismo, relegando a segundo plano el hambre de 53 millones de latinoamericanos y caribeños, anunciado como tema central del foro.

Su secretario, José Miguel Insulza, y el presidente boliviano, Evo Morales, destacaron ese debate sobre derechos humanos, que tendrá decisiones al acabar hoy la Asamblea, en la que no están la mitad de los cancilleres.

El foro de Cochabamba fue anunciado como la oportunidad para que 34 gobiernos, todos los de América salvo Cuba, estudiaran la situación de 53 millones de personas que sufren hambre crónica o desnutrición en el continente, pero el tema paso a segundo plano.

Insulza pidió a los gobiernos ser "especialmente cuidadosos" al debatir sobre el sistema de derechos humanos de la OEA, el organismo más antiguo en integración regional, porque tiene "un prestigio bien ganado", incluso en tiempos "duros de las dictaduras y las guerras internas". "Pero es un hecho también que en el último tiempo han surgido algunos problemas que debemos resolver, no para actuar contra el sistema, sino para perfeccionarlo y fortalecerlo", dijo.

El secretario insistió en que espera que esta Asamblea "adopte, con la prudencia necesaria, las decisiones para continuar constructivamente el proceso de fortalecimiento del sistema".

En cambio, Morales dio un ultimátum: la OEA tiene solo dos caminos, "muere al servicio del Imperio (EEUU) o renace para servir a los pueblos de América".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios