El nuevo enviado para Siria califica su misión de "casi imposible"

  • Lakhdar Brahimi asegura que está "asustado" por el peso de la responsabilidad y admite que tiene por delante una labor muy difícil.

El nuevo enviado especial de la ONU y la Liga Arabe para Siria, Lakhdar Brahimi, calificó su misión en ese país de "casi imposible" por la escalada de la violencia.

En una entrevista con la BBC al asumir el puesto dejado por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, el diplomático argelino admitió que tiene por delante una labor muy difícil y tiene temor por el "peso" de la responsabilidad que tiene. "Llego a este trabajo con los ojos abiertos, sin ilusiones. Sé lo difícil que es, casi imposible. No puedo decir imposible, (sino) casi imposible", señaló Brahimi a la BBC en Nueva York.

Según fuentes de la oposición siria, al menos 20.000 personas han muerto desde que estallara el conflicto en Siria el pasado marzo. "Estoy asustado por el peso de la responsabilidad. La gente ya está diciendo que hay muertos y (está preguntando) ¿Qué está usted haciendo?", comentó Brahimi, quien ha ocupado varios puestos en la ONU, incluido el de enviado para Afganistán. "Y no estamos haciendo mucho. Eso en sí mismo es un peso terrible", puntualizó.

El nuevo enviado para Siria calificó, además, al Gobierno del país árabe de "intransigente" ante la escalada de la violencia y dijo que hay una parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que China y Rusia han vetado varias resoluciones destinadas a presionar a Damasco a que acabe con los enfrentamientos internos.

Al mismo tiempo, Brahimi dijo que espera mantener el plan de paz de Annan, con una posible adaptación, si bien admitió que tiene "ideas pero todavía no un plan". Agregó que un cambio político en Siria es "fundamental y urgente", pero -señaló- "el cambio no debe ser cosmético". Brahimi también trató de mantener distancia con los rebeldes sirios al afirmar que no se unirá a ellos puesto que "estoy trabajando para dos organizaciones internacionales, las Naciones Unidas y la Liga Arabe". Desde el pasado julio, las fuerzas del Gobierno sirio y de los rebeldes mantienen fuertes enfrentamientos en Damasco.

Siguen muriendo civiles

Los bombardeos de las tropas del régimen sirio contra la ciudad de Al Bab, en la provincia septentrional de Alepo, causaron una veintena de muertos, según los grupos opositores.

Los Comités de Coordinación Local (CCL) informaron de que 25 personas perecieron debido a los ataques lanzados por aviones militares, mientras que el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) fijó la cifra de víctimas mortales en 18.

Un edificio quedó destruido por los bombardeos, de acuerdo al comunicado del Observatorio, que explicó que los habitantes tratan de salvar a los heridos de debajo de los escombros. Entre las víctimas de Al Bab hay mujeres y niños, mientras que en la localidad de Azaz, también en Alepo, los bombardeos causaron importantes daños en otro edificio, sin que por el momento se hayan confirmado víctimas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios