Los 3.300 españoles que viven en el país están "bien" y "bajo control"

  • El Gobierno recomienda a residentes y turistas que no salgan de sus hoteles o casas y que si lo hacen lo hagan con precaución

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo, aseguró ayer que la colonia española en Turquía, unas 3.300 personas, "está bien" y "bajo control" tras el intento de golpe de Estado en ese país.

En declaraciones a RNE, el ministro señaló que la noche del viernes fue "muy intensa de llamadas telefónicas" a la unidad de emergencia consular del Ministerio. Este ajetreo ha cesado ya porque "todo está bajo control" en lo que respecta a los españoles que se encuentran en territorio turco.

Margallo, que se encuentra en Ulan Bator (Mongolia) en el marco de la reunión del Foro Asia-Europa (ASEM), condenó "sin la menor duda" el golpe de Estado en Turquía: "Apoyamos el respeto a la Constitución, a las instituciones democráticamente elegidas y condenamos cualquier Golpe de Estado sin reserva alguna", señaló anoche en declaraciones al Canal 24 horas de RTVE.

Por su parte, el Estado Mayor de la Defensa confirmó a través de su cuenta oficial de Twitterque todos los soldados desplegados en Adana (Turquía) "están bien" y "la situación en el asentamiento español es de normalidad absoluta". "Nuestros soldados desplegados en Adana, Turquía, están bien y la situación en el asentamiento español es de normalidad absoluta", señala.

Además de García Margallo, el Gobierno -encabezado por el presidente, Mariano Rajoy- y los principales partidos políticos condenaron el intento de golpe de Estado. El Ejecutivo ha condenado "sin reservas" en un comunicado el intento de golpe militar, y manifestó su apoyo a las autoridades legítimas y a las instituciones democráticamente elegidas, además de hacer un llamamiento al respeto del orden constitucional y del Estado de Derecho.

De madrugada, el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, expresó a través de Twitter el apoyo de España a la democracia constitucional en Turquía, un país que calificó de "amigo y aliado". "España apoya el orden constitucional democrático en Turquía, país amigo y aliado", dejó escrito en esta red social a raíz del sangriento intento de golpe de Estado, que dejó cerca de 200 muertos. Rajoy estuvo en contacto con el Rey para informarle de los datos que ha ido recabando el Ejecutivo del intento golpista en Turquía.

También a través de las redes sociales codenaron la intentona golpista el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Podemos, Pablo Iglesias. Sánchez mostró su preocupación por los acontecimientos y también su apoyo "a las normas e instituciones democráticas" y "a proteger las vidas de la ciudadanía turca", mientras que Iglesias condenó tanto el intento de golpe -porque en democracia los gobiernos "se cambian en las urnas"- como la "deriva autoritaria" del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Este partido fue el único que se mostró crítico con Erdogan. En un comunicado, afirmó que sus políticas "no deben salir reforzadas" por el fracaso de la intentona militar porque, según asegura, "bajo su mandato se han producido gravísimas violaciones de los derechos humanos en el país". "Tan sólo hace unos días Human Right Watch denunciaba el bloqueo por parte del Gobierno de Erdogan a las investigaciones independientes sobre la muerte de entre 300 y 1.000 civiles a manos del Ejército turco durante los sitios que sufrieron varias ciudades kurdas en julio de 2015", selaña Podemos. Para este partido, la solución en Turquía pasa por "más democracia" y "más respeto de los votos, más Estado de Derechos, negociaciones de paz y respeto a la dignidad y a los derechos de als minorías".

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores se han actualizado las recomendaciones de visita a Turquía y se aconseja viajar con "extrema precaución" al país e incluso evitar en Ankara la zona de Kizilay, especialmente los edificios públicos e instalaciones militares y policiales y sus alrededores.

Aunque el golpe militar ha fracasado, Exteriores pide a residentes y turistas que permanezcan en sus domicilios o en los hoteles en los que se alojen y que se abstengan en la medida de lo posible de salir a la calle.

En caso de tener que hacerlo, les sugiere que extremen las medidas de seguridad y autoprotección, que vayan siempre documentados y que se alejen de aglomeraciones y manifestaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios