A la espera de la luz verde para el regreso

  • La delegación malagueña desplazada al encuentro de la Unesco insistía ayer en transmitir mensajes de tranquilidad, aunque admitió que la noche del viernes había sido "muy larga"

A la delegación andaluza desplazada el viernes a Estambul para asistir a la declaración de los Dólmenes de Antequera como Patrimonio Mundial de la Unesco, constituida por unas veinte personas, le duró demasiado poco la alegría. Asentado en su mayor parte en un hotel cerca de la Plaza Taksim, uno de los puntos calientes de la revuelta, el grupo se convirtió pocas horas después en testigo excepcional del intento de golpe de Estado en Turquía, un trance en el que han predominado los mensajes de calma y tranquilidad pero en el que tampoco faltaron nervios y momentos de incertidumbre. Ya en la misma madrugada del viernes al sábado, el presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Elías Bendodo, intervino en directo en el canal 24 horas de TVE y confirmó que el personal "se encontraba bien y en contacto con la Embajada Española", que había recomendado a la comitiva que permaneciese en el hotel. Bendodo señaló que el grupo estaba siguiendo desde el hotel los acontecimientos de los puentes del Bósforo, cerrados por los militares insurgentes, y que la comunicación se hacía difícil dada la caída de la Red. La delegación tenía sus billetes de vuelta a Andalucía para hoy domingo a las 12:00, pero la toma militar del Aeropuerto Atatürk de Estambul por los promotores del golpe y la incertidumbre ante el desarrollo de los acontecimientos plantó una incógnita ante tal posibilidad. No obstante, a última hora de la noche todo hacía indicar que la delegación regresaría a Málaga a esa hora.

La misma incertidumbre reinaba en la tarde de ayer, horas después de que el Gobierno hubiese dado por definitivamente sofocado el intento de golpe de Estado. Durante la mañana, en un vídeo divulgado en las redes sociales, Bendodo agradeció los mensajes de apoyo, insistió en que el grupo seguía con tranquilidad a la espera de instrucciones de las autoridades españolas y confió en que, dada la recuperación del control del país por el Gobierno turco y la reapertura del aeropuerto de Estambul, la comitiva pudiese regresar hoy domingo, pero esta posibilidad siguió en el aire durante todo el día dado que los accesos al mismo aeropuerto seguían cortados. Por su parte, la consejera andaluza de Cultura, Rosa Aguilar, en declaraciones recogidas por Europa Press, apuntó que aún no se podía hablar de "plena normalidad" porque se detectaba "mucho movimiento" en la calle, mientras la Embajada seguía recomendando que nadie saliera del hotel. La noche se había hecho "muy larga, sin poder dormir nada, no porque no hayamos podido mantener la tranquilidad y la calma dentro de la preocupación lógica sino por los vuelos continuos de aviones y helicópteros, tiroteos y explosiones en una zona muy próxima al hotel", relató la consejera. Todavía en la tarde de ayer el grupo confiaba en la posibilidad del regreso hoy domingo. "Ojalá que así sea", expresó sin ocultar su deseo Aguilar.

El alcalde de Antequera, Manuel Barón, y el diputado provincial de Málaga Jacobo Florido también forman parte de la comitiva, además del director del Centro Arqueológico de los Dólmenes de Antequera, Bartolomé Ruiz, el secretario general de Cultura de la Junta de Andalucía, Eduardo Tamarit, técnicos y periodistas. Todos compartían ayer un mal sueño a la espera de despertar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios