Casi 600 heridos en los disturbios de la plaza Tahrir de El Cairo

  • Nueve personas han sido detenidas por instigar los enfrentamientos. Las Fuerzas Armadas aseguran que los ataques son un "plan organizado" para desestabilizar la nación.

Un total de 590 personas resultaron heridas en los enfrentamientos que comenzaron anoche y continuaron este miércoles entre manifestantes y policías en el centro de El Cairo, informó el viceministro de Sanidad egipcio, Adel Adawi.

Adawi, citado por la agencia oficial de noticias Mena, explicó que 75 de los heridos fueron trasladadas a nueve hospitales, mientras que los demás fueron atendidos en ambulancias y por médicos apostados en los lugares de los incidentes.

Los enfrentamientos se desataron anoche al ser atacados y arrestados supuestos familiares de las víctimas de la Revolución del pasado 25 de enero a los que no se permitió entrar en un acto de homenaje a los mártires de estas protestas.

Según el viceministro de Sanidad, la mayoría de los heridos han sido dados de alta después de haber recibido la atención médica adecuada.

Adawi explicó que alrededor de 23 ambulancias se encuentran en Tahrir para atender a las víctimas o trasladarlas a los hospitales si necesitan más tratamiento médico.

Por otro lado, los policías detuvieron a nueve personas por la acusación de haber instigado anoche los disturbios ocurridos cerca del teatro Al Balon, donde se celebraba el acto de homenaje a las víctimas, según fuentes policiales citadas por Mena.

Los detenidos serán presentados a la Fiscalía Militar, que va a comenzar un interrogatorio para conocer las razones de los enfrentamientos.

Tras los arrestos que ocurrieron en el teatro, numerosos manifestantes enfadados se dirigieron a la plaza Tahrir e intentaron atacar la sede del Ministerio del Interior, en cuyos alrededores comenzaron violentos enfrentamientos que continúan hasta ahora.

Causa de los disturbios

La junta militar egipcia condenó este miércoles los choques ocurridos anoche entre manifestantes y policías en la plaza Tahrir, que se han reanudado esta mañana, y aseguró que hay "un plan organizado" para causar tensión entre los revolucionarios y las instituciones de seguridad y desestabilizar el país.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas afirmó en un comunicado colgado en su página en Facebook que los enfrentamientos tienen el único objetivo de desestabilizar el país según un plan en el que se utiliza "la sangre de los mártires" de la revolución, que comenzó el pasado 25 de enero y terminó el 11 de febrero con la renuncia de Hosni Mubarak a la presidencia.

La junta militar, que dirige el país desde la renuncia de Mubarak, pidió, además, a los ciudadanos egipcios y a los jóvenes revolucionarios que resistan los llamamientos destinados a causar tensión.

El primer ministro egipcio, Esam Sharaf, expresó la misma postura en declaraciones a la televisión egipcia estatal en las que aseguró que detrás de los incidentes de anoche hay un complot para causar el caos.

Sharaf afirmó que estos incidentes no están relacionados con los jóvenes que promovieron la revolución del 25 de enero.

Por su parte, el ministro del Interior egipcio, Mansur Esawi, dijo a la agencia oficial MENA que se va a abrir una investigación de los incidentes para saber si los policías cometieron alguna irregularidad en su respuesta a los manifestantes en Tahrir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios