Los laboristas australianos recaban apoyos para seguir en el poder

  • Guillard seguirá gobernando gracias a un diputado de Los Verdes y dos independientes

La primera ministra interina de Australia, Julia Gillard, podrá formar un Gobierno en minoría con el apoyo a su Partido Laborista de un diputado de los Verdes y otros tres independientes.

Gillard y su formación de centroizquierda gobernarán el país con 76 escaños, dos más de los que tendrá la coalición conservadora que de nuevo ejercerá la oposición en el Parlamento federal, donde las fuerzas estarán casi igualadas y una sola deserción en las filas laboristas puede acarrear la caída del Ejecutivo.

Los diputados independientes Rob Oakeshott y Tony Windsor fueron quienes dieron el respaldo definitivo al Partido Laborista, falto de esos dos escaños que precisaba para alcanzar la cifra de 76 del total de 150 que componen el Parlamento y evitar una derrota, el empate con los conservadores, o la celebración de nuevas elecciones.

Poco antes de que Oakeshoot y Windsor anunciasen su decisión en una rueda de prensa, Bob Katter, el otro diputado electo que negoció hasta ayer con los dos mayores partidos a la vez, anunció su respaldo a la coalición conservadora formada por los partidos Liberal y Nacional encabezada por Tony Abbott.

Las decisiones de los tres diputados pusieron fin a las intensas negociaciones que comenzaron después de que ni el Partido Laborista ni la coalición conservadora consiguieran los 76 escaños necesarios para gobernar en solitario en las elecciones generales del pasado día 21.

En conferencia de prensa, Oakeshott y Windsor, explicaron con detalle el proceso de negociaciones seguido durante los últimos 18 días y las razones por las que decidieron apoyar al partido de Gillard, quien corría el riesgo de perder el cargo que asumió hace unos dos meses y medio.

Gillard, de 48 años y la primera mujer que gobierna Australia, arrebató el pasado 24 de junio la jefatura del Ejecutivo y de las filas laboristas a Kevin Rudd, a raíz de la revuelta interna surgida en el partido por el descontento que motivó la fuerte caída de la popularidad del entonces primer ministro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios