Las matanzas se adueñan de Siria

  • Observadores de la ONU son tiroteados cuando intentaban comprobar la veracidad de una nueva matanza en la zona de Hama · Hillary Clinton exige al presidente Asad que abandone ya el poder

Decenas de personas, incluidos mujeres y niños, murieron en una nueva masacre en Siria, en un acto condenado unánimemente y que llevó a la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, a pedir la salida del poder del presidente Bashar al Asad.

Menos de dos semanas después de la masacre de Al Haula, que ya había provocado una indignación generalizada, el Consejo Nacional Sirio (CNS, principal núcleo opositor) y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) denunciaron en la noche del miércoles la matanza de Al Kubeir, en la región de Hama (centro del país).

En Estambul, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, calificó la matanza de "inadmisible" y sostuvo que el presidente sirio debe abandonar Siria."La violencia del régimen, de la que fuimos testigos ayer en Hama, es simplemente inadmisible. Asad tiene que traspasar el poder y abandonar Siria", declaró Clinton en una conferencia de prensa celebrada en Estambul.

Por su parte, el portavoz de la cancillería rusa tachó la masacre de "bárbara", pero añadió que se trataba de una "provocación" que tenía por objetivo hacer fracasar el plan de paz elaborado por el emisario internacional Kofi Annan.

Durante una visita a Noruega, el primer ministro británico, David Cameron, llamó a la comunidad internacional a "hacer mucho más para aislar a Siria, para aislar al régimen, para hacer presión y mostrar que el mundo entero desea una transición política de este régimen ilegítimo a uno que cuide de su propia gente".

En este contexto macabro, Annan, quien según diplomáticos comienza a admitir el fracaso de su plan de paz para Siria, tenía previsto hablar ante el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de la ONU para proponer un grupo ampliado que haga respetar la propuesta, o elaborar un plan B.

Por lo menos 55 personas fueron asesinadas en la matanza en la localidad de Al Kubeir, en Hama, afirmó a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman. "Hasta ahora 49 víctimas ya fueron identificadas en la aldea de Al Kubeir, casi todas de la familia Al Yatim", dijo Rahman, quien precisó que "entre las víctimas figuran 18 mujeres y niños". Otras seis personas murieron en una aldea agrícola próxima de Al Kubeir.

En su primera información, el CNS mencionó que "80 personas, incluyendo 22 niños y 20 mujeres, fueron masacrados en la localidad de Al Kubeir por el régimen criminal" de Bashar al Asad.

El Gobierno llegó a negar que se haya producido la matanza. "Eso que algunos medios de comunicación afirman que ocurrió en Al Kubeir es completamente falso", afirmó una fuente oficial, alegando que "un grupo terrorista cometió un crimen abyecto en la región de Hama, con 9 víctimas".

Los observadores de Naciones Unidas que intentaban llegar a Al-Kubeir fueron atacados con armas de fuego, anunció el jefe de la ONU, Ban Ki-moon, quien calificó esta última masacre de "chocante e inadmisible".

"En principio se negó el acceso a los observadores de la ONU", dijo Ban ante la Asamblea general de la ONU."Luego cuando trataban de llegar al lugar se disparó con armas ligeras contra los observadores", agregó.

"Los peligros de una guerra civil a gran escala son inminentes y reales, por lo que pido al presidente Al Asad que cumpla de manera urgente e incondicional con los puntos del plan de paz", dijo Ban ante la Asamblea General, que celebró una sesión extraordinaria sobre la crisis siria con las recientes matanzas de fondo.

Ban dijo asimismo ante los delegados del organismo integrado por 193 países que el presidente sirio Bashar al Asad ha "perdido toda su legimitidad". "El reguero de sangre lleva hacia los responsables", dijo. "Cualquier régimen o líder que tolera tales matanzas de inocentes ha perdido su fundamento humanitario", declaró el secretario general de Naciones Unidas.

"Condenamos esta innombrable barbarie y reafirmamos nuestra determinación de responsabilizar a sus autores", agregó. El CNS llamó a intensificar las manifestaciones para protestar contra la nueva masacre.

Los Hermanos Musulmanes advirtieron en un comunicado que "el régimen de Al Asad y sus shabiha continúan con sus actos al tiempo que los civiles desarmados no encuentran medios para defenderse por sí mismos".

El 25 de mayo, 108 personas, incluyendo 49 niños y 34 mujeres, fueron masacradas en Al Haula, en el centro del país. Tanto el gobierno como los insurgentes armados negaron toda responsabilidad, mientras una fuente de la ONU dijo que había "fuertes sospechas" de que se tratara de una acción de milicias del régimen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios