La milicia Al Shabab pierde su último gran bastión en Somalia

  • Las fuerzas de combate de Kenia participan en la operación del Ejército somalí

La milicia radical islamista somalí Al Shabab perdió ayer el control de su último gran bastión en el sur de Somalia, la ciudad portuaria de Kismayo, en el marco de una ofensiva apoyada por las fuerzas de combate de Kenia, informó el Ejército de ese país.

Según las fuentes militares, el Ejército de Kenia conquistó tres cuartas partes de la ciudad. En algunas regiones continúan los combates y la emisora de radio local continuaba en manos de la milicia. No hay informaciones de víctimas y heridos.

Unidades somalíes y tropas de la misión de paz africana Amisom entraron ayer en la ciudad para tomar el control, informó la Unión Africana (UA). "Es una gran victoria", dijo el portavoz de las fuerzas de combate de la vecina Kenia, Emmanuel Chirchir. Los milicianos se retiran con frecuencia sin ofrecer mucha resistencia.

Unos 1.400 somalíes huyeron ayer, según los datos del portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Andreas Needham. En total 13.000 personas abandonaron la ciudad en septiembre.

Los últimos combates en torno a la ciudad, situada unos 500 kilómetros al sur de Mogadiscio, comenzaron ayer. Las fuerzas aérea y naval de Kenia participaron en la ofensiva. "Amisom quiere liberar a los habitantes de Kismayo para que puedan vivir en paz, estabilidad y seguridad", dijo el comandante de Amisom, Andrew Gutti, en un comunicado, en el que exigía a los milicianos que quedan que dejen las armas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios