Al menos 19 muertos en un doble ataque suicida y varios tiroteos en Kabul

Al menos 19 personas murieron y otras 54 resultaron heridas este martes en un doble atentado suicida y los tiroteos iniciados en Kabul por supuestos talibanes, que lograron penetrar en el Ministerio de Justicia donde murieron por los disparos de las fuerzas de seguridad, que han detenido a uno de los atacantes. 

El atentado más sangriento tuvo lugar en el departamento penitenciario de Khairkhana, en el norte de Kabul, y fue perpetrado por dos suicidas que causaron la muerte de siete personas y heridas a otras 15, según la versión oficial del Ministerio afgano de Interior. 

El segundo ataque tuvo lugar en el Ministerio de Justicia, situado en el centro de la capital y cercano al Palacio presidencial, después de que un segundo grupo de agresores lograran penetrar en el edificio y atrincherarse en el mismo. 

Al Ministerio llegaron cuatro atacantes, de los cuales uno se suicidó haciendo estallar una carga explosiva que causó heridas a cinco funcionarios del centro, según datos del Ministerio de Interior. 

Los demás agresores se atrincheraron en el edificio, hasta que, tras un tiroteo, dos de ellos resultaron muertos y el tercero arrestado por las fuerzas de seguridad, que habían rodeado las instalaciones, según la versión oficial. 

Durante el enfrentamiento armado perdieron también la vida un agente de la Policía y un miembro de los servicios de inteligencia, según Interior, que también anunció la muerte de otro terrorista cerca del Ministerio de Educación. 

Ese séptimo agresor corría armado hacia este último edificio, a unos 200 ó 300 metros del Ministerio de Justicia, cuando fue alcanzad por los disparos de los policías, indicó el Ministerio, aunque un testigo presencial dijo a Efe que en realidad el atacante detonó los explosivos que portaba al verse rodeado. 

Tras responsabilizarse de los ataques, los talibanes aseguraron que en la ciudad habían penetrado siete suicidas, y que habían atacado cuatro lugares, según su portavoz, Zabiullah Mujahid, en declaraciones recogidas por Tolo. 

Tomada por las ambulancias, Kabul se encuentra en alerta máxima y las autoridades han ordenado un intenso despliegue policial ante la noticia de los atentados. 

Los ataques suicidas habían golpeado la capital en varias ocasiones, la última de ellas el pasado 17 de enero frente a la embajada alemana, cuando un suicida a bordo de un vehículo detonó una carga explosiva y mató a cuatro afganos y un soldado de EEUU. 

La semana pasada, las autoridades anunciaron la detención de 17 presuntos integristas de la red Haqqani, supuestamente relacionados con seis atentados suicidas cometidos en la ciudad desde marzo de 2007. 

El ataque suicida más grave registrado en la ciudad tuvo lugar en julio de 2008, cuando 58 personas, entre ellas dos diplomáticos, perdieron la vida en una explosión con coche bomba ante la embajada de la India en el centro kabulí. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios