Mundo

Un vídeo causa polémica en el juicio contra el jefe torturador de Jemer Rojo

  • La fiscalía pide que se acepte como prueba mientras que la defensa quiere que se descarte por considerar que la filmación fue presentada demasiado tarde y dudar de su autenticidad

Comentarios 1

El jefe torturador del Jemer Rojo, Kaing Guek Eav, alias Duch, compareció este miércoles, por segundo día, ante el tribunal internacional de Camboya que le juzga, en una sesión dedicada a validar testigos y una polémica filmación vietnamita aportada para reforzar las pruebas del genocidio.

La fiscalía solicitó, durante la vista, que se considerara como prueba un vídeo con imágenes filmadas en la prisión de Tuol Sleng o S-21, que dirigió Duch y por la que pasaron unas 14.000 personas para ser interrogadas, torturadas y ejecutadas durante los tres años y medio que fue empleada por el Jemer Rojo.

Las imágenes fueron grabadas por un camarógrafo vietnamita el 9 de enero de 1979, dos días después de que las tropas de Vietnam invadieran la capital de Camboya, durante una visita al centro guiada por los soldados.

La filmación, de la que se han exhibido algunos fragmentos, muestra planos del patio de la prisión, habitaciones vacías, cadáveres atados al somier de camastros y sangre por los suelos.

El Ejército de Vietnam ocultó la existencia de esa filmación hasta el mes pasado, cuando la cedió al Centro de Documentación de Camboya (DC-Cam), institución que durante casi dos décadas ha recabado información sobre las atrocidades cometidas durante los tres años y ocho meses de régimen del Jemer Rojo.

La defensa pidió a los jueces del tribunal internacional auspiciado por la ONU que descartaran el vídeo como prueba, por considerar que fue presentado demasiado tarde y dudar de la autenticidad de las imágenes, procedentes del país vecino al que, históricamente, Camboya ha mirado casi siempre con recelo.

"No tiene sentido que el vídeo llegue en el último momento, cuando ya hace ya dos años que empezó la instrucción y el centro de documentación ha colaborado desde el principio", dijo el abogado francés François Roux, que defiende al comandante de Tuol Sleng.

"No sabemos si el vídeo es un montaje de los vietnamitas", añadió el otro letrado de Duch, el camboyano Kar Savuth, para quien "de no retirarse como prueba del sumario tendremos que interpretar que hay motivaciones políticas para disfrazar la verdad de los hechos".

La fiscalía defendió la aportación de la filmación como prueba y rechazó la sugerencia de que se trate de propaganda vietnamita.

"Buscamos que se haga justicia y es esencial para conseguirlo que tengamos pruebas y testigos de primera mano", dijo el fiscal Robert Petit.

La segunda vista terminó después de que los letrados de la defensa y la acusación particular, así como los dos fiscales, uno extranjero y otro camboyano, presentasen sus respectivas listas de testigos y de expertos que quieren llevar a declarar.

La defensa propuso 13 testigos y estimó que con cuatro jornadas y media tendría suficiente para escuchar su testimonio, en tanto que la acusación privada, formada por más de una docena de letrados camboyanos y extranjeros, expuso una lista de unos 40 testigos.

Al final, la jueza neozelandesa Silvia Cartwright explicó a la salida de la sesión que se acordaron un total de unos 30 testigos para la defensa, la acusación particular y la fiscalía.

Las vistas con la comparecencia de los supervivientes, peritos y especialistas como el historiador David Chandler, considerado uno de los principales expertos en el estudio del Jemer Rojo, comenzarán a meados del próximo marzo, en una fecha aún no determinada.

Duch y Tuol Sleng simbolizan el genocidio cometido por el Jemer Rojo entre abril de 1975 y enero de 1979, periodo en el que una cuarta parte de la población de Camboya fue ejecutada o murió de hambruna o por enfermedades en inmensos campos de trabajos forzados.

El jefe torturador de Tuol Sleng es una de las cinco personas que serán juzgadas en las Cámaras Extraordinarias de los Tribunales de Camboya, nombre oficial del tribunal que la ONU y el Gobierno camboyano acordaron en 2003 y que empezó a funcionar en 2006.

Los otros cuatro acusados son Nuon Chea, de 82 años, el hermano "número dos" de la jerarquía del Jemer Rojo; el ex viceprimer ministro y ministro de Asuntos Exteriores, Ieng Sary, de 83 años; su esposa, Ieng Thirit, de 76 años, quien era titular de Asuntos Sociales, y el que fue presidente del régimen de Kampuchea Democrática, Khieu Samphan, de 77 años.

El Jemer Rojo gobernó Camboya desde abril de 1975 hasta enero de 1979, periodo en el que 1,7 millones de personas murieron en las purgas y deportaciones masivas en condiciones infrahumanas decretadas por las autoridades, según una investigación de la Universidad de Yale (EEUU).

Pol Pot, máximo líder de la organización, falleció en 1998 sin desvelar los motivos que condujeron al Jemer Rojo a destruir Camboya.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios