El presidente egipcio convoca el día 15 el referéndum sobre la nueva Constitución

  • Decenas de miles de islamistas se manifiestan en El Cairo para dar su apoyo a Mursi

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, anunció que el referéndum sobre el borrador de la nueva Constitución se celebrará el próximo día 15, tras recibir ayer el texto de manos del presidente de la Asamblea Constituyente, Hosam al Gariani.

"Hoy emitiré una decisión para convocar a todo el pueblo a un referéndum sobre este proyecto de Constitución y convoco a todos los egipcios para el sábado, el próximo 15 de diciembre", dijo Mursi en un discurso ante los miembros de la Asamblea Constituyente en el Centro de Convenciones de El Cairo.

Mursi pidió a los ciudadanos que miren "con objetividad" el borrador constitucional y les solicitó que voten de acuerdo a su conciencia por el bien del país y para cumplir las aspiraciones de "libertad, democracia, justicia social verdadera y estabilidad". Destacó que la nueva Carta Magna "subraya la soberanía del pueblo, los derechos y la dignidad de todos los egipcios, iguala los derechos de todos los ciudadanos sin discriminación por creencia o raza y reduce los poderes del presidente, ya que no puede disolver el Parlamento".

Asimismo, el texto "contempla un mecanismo para introducir enmiendas a la Constitución, ya que se pueden convocar referendos para cambiar sus artículos".

Mursi consideró que este borrador es expresión de la revolución, la justicia social y la lucha contra la corrupción, y que consagra libertades como la de reunión y de prensa, con lo que "funda un sistema democrático verdadero".

La Asamblea Constituyente, dominada por los islamistas, aprobó el viernes el proyecto de Carta Magna pese al boicot de los grupos laicos, que se quejan del predominio de los Hermanos Musulmanes y los salafistas en ese organismo.

En su discurso de ayer, Mursi hizo un llamamiento a la oposición: "Le digo al gran pueblo opositor, antes que a los que me apoyan, que me ayude con fuerza en la misión de la que soy responsable, que es administrar el país". "Deseo olvidar las etapas de las discrepancias, tenemos enormes desafíos que nos esperan en el futuro", aseguró, instando a los opositores a participar en un diálogo nacional.

Y defendió a la Asamblea Constituyente, que "es la primera que ha sido elegida a lo largo de la historia del país, ya que las anteriores, con todo el respeto, fueron designadas por la voluntad del rey o del presidente".

Mursi fijó la fecha del referéndum en un momento en que el país está dividido entre los islamistas y los opositores, que rechazan un decreto emitido por Mursi el pasado día 22 por el que blinda sus poderes, la Asamblea Constituyente y la Cámara alta del Parlamento. A los opositores laicos se han unido los jueces, que declararon una huelga indefinida en protesta por el decreto.

En un guiño a la magistratura, Mursi dijo no olvidar la labor de los jueces que supervisaron las elecciones y referendos pasados, donde denunciaron casos de fraude.

Por su parte, decenas de miles de islamistas, liderados por los Hermanos Musulmanes, se manifestaron ayer en El Cairo para expresar su apoyo al presidente, mientras se mantenía una acampada de la oposición en la plaza Tahrir.

Seguidores de los Hermanos Musulmanes y partidos salafistas inundaron la plaza cairota del Nahda (Renacimiento) y las calles aledañas para solidarizarse con Mursi y sus últimas disposiciones.

Una marea de hombres con barba y galabiya (túnica) y mujeres con velo marcharon mezclados en esta protesta de ambiente festivo. "Todos elegimos Egipto", "La declaración constitucional es para cumplir las demandas de la revolución" y "Sí a la declaración para golpear la corrupción" eran algunos mensajes que podían leerse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios