El presidente italiano critica la retórica política teñida de xenofobia

  • Giorgio Napolitano alude a Berlusconi y otros líderes de la derecha italiana

El presidente de la República de Italia, Giorgio Napolitano, criticó ayer la "retórica pública que no duda en incorporar acentos de intolerancia o xenofobia", un día después de que la Cámara de los Diputados diera el visto bueno para que la inmigración clandestina sea delito.

"Aquí el riesgo de que estas diferencias (étnicas, religiosas y culturales) se traduzcan en un factor de exclusión está siempre presente, y agravado por la difusión de una retórica pública que no duda, también en Italia, en incorporar acentos de intolerancia o xenofobia", afirmó.

El jefe del Estado en unas declaraciones a la prensa subrayó la necesidad de iniciar "un nuevo ciclo de desarrollo" que no dañe "los niveles de equidad y cohesión social alcanzados".

Napolitano aseguró que para hacer frente a los "desafíos que provienen de la pobreza vieja y la nueva" no se puede responder únicamente con "la mera conservación y la defensa de los intereses nacionales".

El Gobierno italiano sometió ayer al voto de confianza de la Cámara Baja tres enmiendas incluidas dentro del proyecto de ley sobre seguridad, que abarcan el tema de la inmigración, la criminalidad y la seguridad ciudadana.

Esta ley prevé que la inmigración clandestina sea declarada delito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios