El presidente turco se plantea reinstaurar la pena de muerte ante "las peticiones del pueblo"

  • La pena capital fue abolida en el país en 2004 y no se había vuelto a aplicar desde veinte años antes

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció ayer que mantendrá conversaciones con la oposición sobre una posible reintroducción de la pena de muerte para los autores del fallido golpe de Estado del viernes, según dijo ante sus seguidores en el barrio de Üsküdar de Estambul.

"En una democracia no se pueden ignorar las peticiones del pueblo", había dicho previamente al referirse a los reclamos de sus seguidores para la reintroducción de la pena capital.

La pena de muerte fue abolida en Turquía en 2004 y no se implementaba desde 1984.

Erdogan hizo un nuevo llamamiento a la ciudadanía a mantener ocupadas las plazas de las principales ciudades de Turquía durante la semana que viene.

"Esto no es un operativo de 12 horas. Esta semana es muy importante. No abandonen las plazas, no se relajen", dijo el presidente turco después del entierro de varias víctimas del intento golpista.

Erdogan reiteró que la llamada "organización terrorista de Fethullah Gülen" está detrás del intento golpista, lo que le ha dado la posibilidad de limpiar a sus seguidores de todas las instituciones del Estado.

El discurso de Erdogan fue interrumpido por gritos como "queremos ejecuciones" a lo que el presidente respondió: "En las democracias, las demandas de la gente no pueden ser ignoradas. Las demandas son debatidas en las instituciones y haremos todo lo que sea necesario".

El presidente turco aseguró que Fethullah Güllen se ha infiltrado en todas las instituciones del Estado, desde el Ejército hasta la Judicatura, lo que requiere una limpieza con miles de detenciones.

"¿Es esto suficiente?, se preguntó Erdogan, que se respondió a sí mismo diciendo que "no" y agregó que los operativos y las detenciones continuarán.

Según el Ministerio de Justicia, unas 6.000 personas han sido ya detenidas en relación con el intento golpista. "Dijimos que íbamos a entrar en sus cuevas. Ahora hemos entrado totalmente", aseguró Erdogan.

Las Fuerzas Armadas turcas aseguraron ayer que los responsables de la asonada han sido "neutralizados" y resaltaron el papel de la población que se opuso al golpe en las calles, en el primer comunicado hecho público desde la noche del golpe. "La aplastante mayoría de los miembros de las Fuerzas Armadas se ha opuesto a los traidores, miembros de una banda terrorista ilegal que anidaba en el seno de las Fuerzas Armadas", asegura el comunicado, disponible en la web de la jefatura militar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios