La reunión sobre el programa nuclear iraní acaba en fracaso total

  • La Agencia Internacional de la Energía Atómica califica lo sucedido de "decepcionante" · Teherán pide calma porque señala que lo que la AIEA pretende, el acceso a una base militar, es algo "muy delicado"

Comentarios 1

Irán demostró ayer que no está dispuesto a ceder ante las presiones de la comunidad internacional y se resistió a firmar un acuerdo con la agencia nuclear de la ONU que permita más inspecciones de su controvertido programa atómico.

Tras ocho horas de negociaciones en Viena, un visiblemente cansado subdirector de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), Herman Nackearts, se mostró decepcionado y reconoció que "no hubo avances".

La AIEA pretende desde hace meses cerrar un acuerdo con Irán para lograr, entre otros asuntos, acceso a la instalación militar de Parchin, donde sospecha actividades y experimentos nucleares con fines militares, lo que la República Islámica niega.

Nackearts leyó ante la prensa un escueto comunicado en el que destacó que "el equipo de la AIEA llegó a esta reunión con el deseo de finalizar un acuerdo".

"Hemos presentado un borrador revisado que trataba las preocupaciones mencionadas antes por Irán. Sin embargo, no hubo avances. Irán puso nuevos asuntos sobre la mesa que ya habían sido tratados. Esto es decepcionante. Una fecha para un nuevo encuentro no se ha fijado aún", concluyó el funcionario.

Un sonriente embajador iraní ante la Agencia, Ali Asghar Soltanieh, expresó su esperanza de que se pueda alcanzar un acuerdo pronto, aunque destacó que se trata de un proceso "muy complicado". Señaló que el acceso que exigen los inspectores "va más allá del Tratado de No Proliferación de Armas nucleares (TNP)", que establece visitas sólo a instalaciones nucleares pero no militares. Por eso, Soltanieh aseguró que "esto es un caso especial", que la AIEA debe tratar con "delicadeza", debido a su complejidad.

"La Agencia e Irán tienen que trabajar cuidadosamente porque esto es un caso especial. Tenemos que trabajar de forma muy profesional, en silencio, sin politizaciones", manifestó el embajador iraní. "Hemos decidido continuar nuestro trabajo y pronto vamos a decidir sobre la fecha y el lugar (del próximo encuentro)", agregó Soltanieh.

Sin entrar en detalles, el embajador iraní dijo que los asuntos presentados por su delegación "son una cuestión de principios".

"Con que pasemos más tiempo ahora (negociando) mejor será para la futura aplicación del acuerdo", concluyó Soltanieh.

El pasado 21 de mayo el director general del OIEA, Yukiya Amano estuvo en Teherán para cerrar este acuerdo, conocido como "procedimiento estructurado". Tras un día de reuniones con las más altas esferas del Gobierno iraní, el director general volvió a Viena diciendo que se había pactado cerrar "en breve" un acuerdo, a lo que muchos diplomáticos occidentales habían reaccionado con escepticismo.

Recientes imágenes tomadas vía satélite indican que Irán está limpiando y remodelando algunas partes de Parchin, donde los inspectores sospechan que se llevan a cabo las actividades nucleares.

Por eso, Amano exige el más pronto acceso posible a esa base militar, que está situada en las afueras de Teherán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios