"No voy a permitir que Perú se convierta en otra Venezuela"

  • El ex mandatario apoya al nuevo presidente, Ollanta Humala, del que asegura que "se ha desplazado hacia el centro" y ha adoptado "muchas políticas de mi grupo"

Comentarios 8

El expresidente de Perú Alejandro Toledo asegura que no permitirá que su país "se convierta en otra Venezuela o Nicaragua" y que, si así fuera, se "pondría la vincha (cinta)" contra Ollanta Humala como hizo contra Alejandro Fujimori.

"Quiero ser muy claro: yo soy un combatiente de la política y del estilo de Hugo Chávez. No puedo permitir que Perú se convierta en otra Nicaragua o Venezuela. Eso no lo permitiría porque entonces me volvería a poner la vincha", dijo en alusión a la cinta roja convertida en distintivo de su lucha contra el fujimorismo en el año 2000.

En una entrevista con Efe en Jerusalén, Toledo matizó, no obstante, que Humala "se ha deslizado muy al centro" y "ha adoptado muchas" de las políticas de su partido, Perú Posible, por lo que confía en la moderación de la política de alianzas que establezca en América Latina.

Perú Posible fue la cuarta formación más votada en la primera vuelta de las elecciones legislativas del pasado y se ha convertido en "bisagra", pues daría a Humala la mayoría absoluta, frente a Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski.

Quien fuera presidente entre 2001 y 2006 reiteró las líneas maestras de una alianza con Humala que esbozó tras la reunión que mantuvieron el pasado jueves. "No va a haber un gobiernode coalición. Si alguien de mi partido asume un ministerio o alguna responsabilidad, le voy a pedir que pida licencia al partido porque quiero tener las manos libres y la autoridad moral para ser celoso vigilantes de la democracia", explicó.

Toledo reconoce que la decisión de apoyar a Humala es "muy complicada y delicada" porque éste "viene de una fama de ser chavista y amigo de (los presidentes de izquierdas de Bolivia, Nicaragua y Ecuador) Evo Morales, (Daniel) Ortega y (Rafael) Correa".

"Como no queríamos que regresaran los años oscuros de Fujimori, hemos apoyado a Humala, pero le hemos achicado el espacio, para ser franco", agregó.

En cuando al conflicto de Oriente Próximo, Toledo, miembro de la iniciativa Friends of Israel, una organización no gubernamental y "no judía" que aboga por la defensa del Estado judío en el mundo, señaló que si el Ejecutivo de Humala adopta una línea propalestina "será un motivo de complicación en términos de política exterior".

"Humala viene de una orientación inclinada, me preocupa y puede ser un motivo de fricción", reconoció antes de abogar porque el futuro Gobierno se oponga, o en su defecto se abstenga, a la aceptación de Palestina como Estado miembro de pleno derecho el próximo septiembre en la ONU.

Toledo calificó asimismo de "inviable" la "propuesta de regresar a las límites de 1967" con acuerdos de intercambio territoriales en el marco de una solución de dos Estados, Israel y Palestina, que efectuó el presidente de EEUU, Barack Obama, el mes pasado.

"Es inviable, con todo el respeto que yo tengo al presidente Obama (...) No creo que sea viable, dado el momento que vivimos, pero puede ser una clave para entrar a las negociaciones", añadió.

Toledo aseguró que el movimiento de "indignados" en España tiene "dignidad", aunque matizó que no pretende ser un "estimulador" de protestas en otro país. "Creo que es importante ver que, pacíficamente, estos indignados tienen dignidad. No estoy estimulando ni quiero ser desde fuera un estimulador, pero yo lo puedo entender", aseguró.

Toledo, que gobernó Perú entre 2001 y 2006, subrayó que "la democracia permite que la gente pueda expresar su descontento", como él hizo en 2000 en oposición a Alberto Fujimori, si bien se apresuró a señalar que no está "comparando los gobiernos".

"Ellos no tienen trabajo y nosotros no tuvimos libertad", indicó antes de lamentar la difícil situación económica de España, segundo país europeo de mayor inversión en Perú, después de Gran Bretaña.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios