Actores de los que se hablará este año

  • Veteranos como Daniel Day-Lewis, Meryl Streep o Gary Oldman destacan en un 2018 que también deja hueco para los jóvenes Saoirse Ronan y Timothée Chalamet

Empezó el año 2017 con un discurso beligerante y lúcido, con el que agradecía el Premio Cecil B. Demille que se le concedía en la gala de los Globos de Oro, en el que criticó la política de Trump y defendió que Hollywood se había construido con el talento de los inmigrantes, y ha acabado el año como protagonista de una campaña de desprestigio, obra de un ultraconservador artista callejero, en la que unos carteles desperdigados por Los Ángeles la acusan de haber conocido y callado los abusos de Harvey Weinstein. Pero a pesar de la antipatía que despierta entre los republicanos, nada puede frenar a Meryl Streep. Este 2018, la actriz que posee el récord en el número de candidaturas al Oscar, una veintena ya, demostrará que sigue en la cumbre con tres estrenos notables. En Los archivos del pentágono, que se verá en España en unos días, a partir del viernes 19, se coloca a las órdenes de Steven Spielberg y coprotagoniza junto a Tom Hanks un filme sobre la importancia del periodismo para destapar los secretos del poder. Más de una crítica ha asegurado que es el mejor papel de la intérprete en años, pero Streep no se contenta con eso: en verano regresará a los cines con la secuela de Mamma Mia! y en navidad con la de Mary Poppins, donde tiene un personaje secundario (es Emily Blunt quien da vida a la niñera).

Otro actor del que se hablará, y mucho, en estos meses, es de Daniel Day-Lewis. El londinense ya había dejado temporalmente su oficio e incluso durante un periodo estuvo formándose en Italia como zapatero, pero el protagonista de La edad de la inocencia o En el nombre del padre ha anunciado que El hilo invisible, su reencuentro con el director Paul Thomas Anderson tras Pozos de ambición, supone su despedida definitiva del cine. Ambientada en los años 50, la película cuenta la historia de Reynolds Woodcock, un diseñador de moda que ve alterada su monótona vida cuando conoce a una joven que se convierte en su musa y amante. Un relato cuya hondura sumió al británico, según ha declarado, en una profunda tristeza que aún, dice, no le ha abandonado.

Streep presentará un filme con Spielberg y las secuelas de 'Mamma Mia!' y 'Mary Poppins'

¿Logrará Day-Lewis su cuarto Oscar por su trabajo en El hilo invisible? En el camino se le interponen dos nombres. Por un lado, un veterano como Gary Oldman, irreconocible como Winston Churchill en El instante más oscuro, de Joe Wright, una de esas transformaciones que tanto gustan a los miembros de la Academia de Hollywood, que sólo ha nominado al actor de Drácula en una ocasión, por El topo. Otro rival considerable a pesar de su juventud es el neoyorquino Timothée Chalamet, que con apenas 22 años recién cumplidos se ha llevado ya un buen puñado de premios de la crítica por su papel en Llámame por tu nombre de Luca Guadagnino. La historia de amor estival entre Elio (Chalamet) y Oliver (Armie Hammer) es uno de los títulos de la temporada, pero Chalamet aparece también en otra de las películas más celebradas del momento, Lady Bird, de Greta Gerwig, y ha rodado también el próximo proyecto de Woody Allen, A Rainy Day in New York. Se haga o no con el Oscar, un sueño ciertamente difícil, el futuro es suyo.

Para los Gurus of Gold, un grupo de expertos que predice los resultados de los Oscar, Lady Bird, el debut en la dirección de la actriz Greta Gerwig, es la propuesta mejor situada para hacerse con el Oscar a la mejor película. Ambientada en Sacramento, California, la ciudad natal de la realizadora, Lady Bird se centra en Christine (Saoirse Ronan), estudiante de un instituto católico que sueña con escapar a alguna lejana universidad que no puede costear su familia mientras mantiene una tensa relación con su madre (Laurie Metcalf). Saoirse Ronan, que hace un par de años merecía por su soberbia interpretación en Brooklyn el Oscar que se llevaría finalmente Brie Larson por La habitación, tiene ahora la oportunidad de ver reconocido su enorme talento en la nueva temporada de premios. Entretanto, esta neoyorquina de familia irlandesa acumula proyectos interesantes para este año, en el que presentará adaptaciones de Chesil Beach de Ian McEwan y de La gaviota de Chéjov y se mete en la piel de María Estuardo en Mary Queen of Scots.

Pero Ronan, éste no es un año de predicciones seguras, tampoco tendrá fácil hacerse con el Oscar. En Tres anuncios en las afueras, el dramaturgo y director británico Martin McDonagh brinda a Frances McDormand un material con el que la actriz de proyectos como Fargo y Olive Kitteridge se luce: el de una madre coraje que presiona a las autoridades para que resuelva el asesinato de su hija. Tres anuncios en las afueras ganó los premios del público en los festivales de Toronto y San Sebastián, pero en Venecia, donde sí fue reconocido su guión, quien conquistó el León de Oro fue Guillermo del Toro y su película La forma del agua. Y ahí, Frances McDormand tiene a otra contrincante seria: Sally Hawkins. Según las reseñas, la inglesa conmueve en su interpretación de la conserje muda de un laboratorio que se enamora de una criatura anfibia que investigan en el centro.

Otra interpretación femenina aplaudida en estos meses es la de Margot Robbie en Yo, Tonya. La australiana a la que conocimos gracias a Scorsese (El lobo de Wall Street) y que sobresalía en la desastrosa Escuadrón suicida se ha estrenado como productora con un proyecto que fue una de las sensaciones de Toronto y que recrea la turbia trayectoria de la patinadora Tonya Harding, implicada en una agresión a su colega Nancy Kerrigan. Tanto Yo, Tonya como Lady Bird tienen secundarias de lujo: la pugna por el Oscar a la mejor actriz de reparto estará, según las previsiones, entre Laurie Metcalf (Lady Bird) y Allison Janney (Yo, Tonya).

2018 será un año interesante también para Jessica Chastain, que en unos días estrena Molly's Game, debut en la dirección del guionista Aaron Sorkin y un retrato de Molly Bloom, conocida por organizar las partidas de póker más exclusivas del mundo, a las que según cuentan asistían estrellas como Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire. Chastain tiene pendiente de estreno The Death and Life of John F. Donovan, su primera colaboración con el canadiense Xavier Dolan, encarnará en X-Men: Fénix Oscura a la villana de la función y se transformará en Ingrid Bergman en un filme que explorará la relación de la legendaria actriz sueca con el fotógrafo Robert Capa.

Entre los actores, despierta una gran curiosidad saber qué ha hecho el veterano Christopher Plummer en Todo el dinero del mundo, donde Ridley Scott lo escogió a última hora tras borrar las escenas rodadas con Kevin Spacey, cuyo nombre se consideró una mala prensa por las acusaciones de acoso sexual que pesan sobre él. Plummer, nominado al Globo de Oro, ha abierto nuevas posibilidades en la pelea por el Oscar al mejor actor de reparto, donde Willem Dafoe (The Florida Project) y Sam Rockwell (Tres anuncios en las afueras) se disputan la condición de favorito.

Entre los intérpretes españoles, el sevillano Paco León ha empezado el año mostrando su cambio de registro hacia personajes más oscuros en La peste, de Alberto Rodríguez, y lo continuará reencontrándose con Carmen Machi en La tribu, de Fernando Colomo, y grabando Arde Madrid, su serie sobre la estancia de Ava Gardner en España, un proyecto en el que participan junto a Debi Mazar -que encarna a Gardner- los andaluces Inma Cuesta y Julián Villagrán.

Dani Rovira, que estrena este mes Thi Mai, de Patricia Ferreira, volverá en el traje de Superlópez -prevista para noviembre, dirige Javier Ruiz Caldera- y se pone de nuevo a las órdenes de su descubridor Emilio Martínez Lázaro en una comedia romántica junto a Michelle Jenner. Maribel Verdú, la mala de Superlópez, protagoniza también Sin rodeos, una comedia de Santiago Segura (febrero) en la que una mujer se libera de sus miedos y sus reparos tras visitar la consulta de un sanador.

Este 2018, además, Antonio de la Torre sabrá si la Academia española le otorga su segundo Goya -hace doblete por El autor y Abracadabra- pero su año cuenta también con otros alicientes: presentará Memorias del calabozo, donde encarna a José Múgica, y repite con Rodrigo Sorogoyen, tras el éxito de Que Dios nos perdone, en El reino.

Otros protagonistas del año cinematográfico serán Penélope Cruz y Javier Bardem. Llegará a los cines su visión de Pablo Escobar en Loving Pablo, de Fernando León, por la que ya son candidatos al Goya, y comparten planos también en Todos lo saben, la producción española del iraní Asghar Farhadi. Y Najwa Nimri regresará con fuerza: protagoniza Quién te cantará, el esperadísimo nuevo proyecto de Carlos Vermut tras la fabulosa Magical Girl, y vuelve al universo de un director clave en su carrera, Julio Medem, en El árbol de la sangre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios