Adiós al padre de la 'italianada'

  • El cineasta Dino Risi fallece en Roma a los 91 años y deja atrás un legado de más de 50 películas junto a actores de la talla de Vittorio Gassman y Sofía Loren, memoria histórica de una generación italiana

El director de cine italiano Dino Risi, uno de los realizadores punteros del género de la 'italianada' falleció ayer los 91 años. Risi se convirtió en uno de los cultivadores de la llamada Comedia all'italiana, junto con maestros de la talla de Ettore Scola o Luigi Comencini, dirigiendo a actores como Vittorio Gassman o Claudia Cardinale.

Dino Risi nace en Milán el 23 de diciembre de 1917. Empieza su carrera cinematográfica como asistente de Mario Soldati en la película Tiempos pasados (1940) y, luego, como ayudante de dirección de A. Lattuada en Giacomo l'idealista (1942). En esa época también colabora como guionista en las películas Ana de Lattuada (1952), Totò e i re di Roma (1951) de Steno y Monicelli y Los héroes del domingo de Camerini (1952). Tras una serie de cortometrajes (el más famoso de los cuales es Buio in sala), en 1952 se traslada a Roma y realiza su primer largometraje de ficción: Vacanze col gangster.

En 1953 realiza Paradiso per tre ore, episodio de la película L'amore in città (los otros episodios están dirigidos por Antonioni, Fellini y Lattuada) y, por primera vez, se lanza en un género del cual será un especialista durante la década sucesiva. La comedia social preñada de amargura empieza a perfilarse en 1955 con Il segno di Venere.

El año 1956 es decisivo para Risi: con la realización de una película escrita y dirigida por él mismo, abre el camino a un nuevo género que transformará el neorrealismo en comedia a la italiana. Su película Poveri ma belli narra las aventuras de un grupo de jóvenes romanos de la pequeña burguesía que afronta sus primeras aventuras amorosas.

El paso de la película ligera a la sátira se produce con Il vedovo (1959), historia que narra las desventuras de un pequeño industrial que, para afrontar las deudas contraídas, intenta matar a su mujer y cobrar la herencia. La colaboración con Sordi da lo mejor de sí en Vida difícil (1961). En los años siguientes, bajo su dirección, nace la pareja Gassman-Tognazzi. Sin duda alguna, la colaboración con Gassman ha sido la más larga de la carrera de Risi y la que dió lugar a más de quince películas juntos. Entre éstas, cabe señalar: El estafador (1960), La escapada (1963), Il successo (1963), Un tigre en la red (1967), El profeta (1968) y Perfume de mujer (1974), que obtiene dos candidaturas al Oscar. Las últimas películas filmadas con Gassman son Que viva Italia (1977), Querido papa (1979) y Tolgo il disturbo (1990).

En los años sesenta Risi dirigió a los mejores actores italianos. En 1970 realiza La mujer del cura interpretado por Sofia Loren y Marcello Mastroianni y, en 1973, Sexo loco con Giancarlo Giannini y Laura Antonelli. El cine y el fascismo son los temas centrales de La carrera de una doncella (1975). El año siguiente realiza un thriller psicológico, Alma perdida, y en 1977, La alcoba del obispo, a partir de un libro de Piero Chiara. Ya en 1993 el Festival de Cannes le dedica una retrospectiva con sus quince obras más significativas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios