África toma la palabra

  • El certamen entrega la Alhambra de Honor al cineasta de Mali Souleymane Cissé por su trayectoria y su manera de abordar en sus películas los problemas de su país

"La imagen es lo que puede transformar un país. Los libros son para quienes saben leer. Pero en África el 80% de la población es analfabeta. La imagen, el cine, es la mayor herramienta para ofrecer conocimientos". Souleymane Cissé fue ayer rotundamente certero. El director maliense recibió anoche la Alhambra de Oro por su trayectoria profesional por parte del Festival de Granada Cines del Sur. El cineasta asistió también a la presentación del libro Souleymane Cissé: Con los ojos de la eternidad, de María Coletti y Leonardo de Franceschi, en el que se analiza toda su trayectoria profesional. Cissé se mostró emocionado.

"Cuando recibí la carta del director del Festival Cines del Sur", dijo, refiriéndose a la invitación de asistir al certamen que le envió José Sánchez Montes, "pensé: si hay seres humanos al otro lado de nuestro continente interesados por nosotros, entonces no estamos solos. Hay que apoyar este festival. Y al que tenga dudas sobre ese apoyo, que se olvide de ellas".

Cissé es tal vez el director africano más importante que hay en estos momentos. Nacido en Bamako en 1940, se formó como cineasta en la Escuela de Cine y Televisión de Moscú. De regreso a su país, comenzó a realizar documentales y cortometrajes. Su primer mediometraje fue Cinq jours d'une vie ('Cinco días de una vida') para, en 1974, sacar su primer largometraje en bámbara, el dialecto de su país, Den muso ('La chica'). Desde entonces ha realizado todas sus películas en bámbara, alguna de ellas largamente premiadas, como Baara ('Trabajo') o Finyé ('Viento'). Su última película, Dime quién eres, se estrenó en el pasado festival de Cannes.

Cissé reconoció que, pese a ser uno de los directores más famosos de su país, incluso él ha tenido problemas para hacer películas por la situación económica que existe en los países africanos. "En cuarenta años sólo he podido hacer seis películas. En Mali podríamos crear nuestro propio Hollywood si existiera la voluntad política de hacerlo", señaló. "De hecho, Hollywood existe porque hay una voluntad política. Fue pensada y fue construida. Tiene un trasfondo político obvio. Está defendida y está protegida".

Cissé se congratuló por la existencia de festivales como el de Granada. "Es necesario que haya más solidaridad entre los pueblos del Norte y del Sur. Es necesario el conocimiento de los pueblos", señaló. "Desde el momento en que entré en contacto con el festival percibí que había un grupo de seres humanos dispuestos a cambiar este mundo".

Para Cissé, es la voluntad del ser humano de cambiar las cosas la que permite que éstas cambien. Él eligió el cine como el modo de hacerlo. "Todo depende de la conciencia de una generación. Yo creo que en no mucho tiempo va a haber un gran cambio".

También lanzó algunas críticas a la sociedad de Mali. "El cine español es de una manera", dijo, "porque España es un país desarrollado que quiere conocerse a sí mismo. En Mali hay cierta negación de la propia identidad. La gente no quiere saber cómo es".

Respecto al libro que se presentó ayer sobre el director, el autor, Leonardo de Franceschi indicó que había sido un "trabajo muy intenso y agradable". De Franceschi recalcó que era la primera obra que se hacía sobre Cissé en castellano. "Se han escrito muchos libros sobre cine africano, pero ninguno sobre Cissé. Nosotros sentíamos una gran posibilidad al escribir éste".

Después de buscar toda la documentación posible sobre Cissé, la pareja formada por María Coletti y Leonardo de Franceschi se entrevistó con el director y abordó un periodo de redacción del libro durante tres meses. "Cissé maneja muchísimos conceptos en su obra. Un crítico se habría fijado en alguno de esos conceptos y habría obviado todos los demás. Nosotros decidimos concentrarnos en la dimensión dialéctica de Cissé, en el pensamiento bámbara de que el mundo se mueve por energías que nace de la lucha de dos elementos".

El libro está estructurado en varias partes. La primera se centra en la biografía del director, en su experiencia en el cine y en la política cultural de la que él forma parte. La segunda parte trata sobre su obra. La tercera sobre la relación de Cissé con el mundo y la última trata sobre el último filme que ha realizado eld irector y que fue presentado en Cannes. Leonardo de Franceschi invitó a Cissé a que leyese el libro y corrigiese posibles errores. El director bromeó. "No podré hacerlo hasta que haya una traducción al francés o al bámbara".

Tras la presentación del libro, Cissé ofreció una clase magistral en el Museo de la Memoria de Andalucía en la que habló sobre su experiencia con las películas y sus reflexiones sobre el papel del cine. Posteriormente, en el Palacio de los Patos, recibió la Alhambra de Oro por su trayectoria profesional, el mismo galardón que hace unos días recibió el actor Omar Sharif. Para el cineasta, este premio supone el reconocimiento de un festival que está abierto a nuevas miradas y que, como él dijo, quiere "cambiar el mundo".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios