Charles Lloyd. músico de jazz

"Ahora todo el mundo es más complaciente que en los años 60"

  • El mítico saxofonista recala esta noche en el festival Jazz en la Costa junto a su cuarteto

  • El octogenario presentará su nuevo disco 'Passin'-Thru'

El músico compartió escenario con grandes mitos como Jimi Hendrix o Janis Joplin. El músico compartió escenario con grandes mitos como Jimi Hendrix o Janis Joplin.

El músico compartió escenario con grandes mitos como Jimi Hendrix o Janis Joplin. / g. h.

Con una trayectoria de más de 40 años, el saxofonista, flautista y compositor Charles Lloyd es una leyenda viva del jazz que fue capaz de rivalizar en venta de discos con estrellas de rock, de ser invitado para una gira por la Unión Soviética en plena Guerra Fría y de dirigir y ser miembro de bandas como las de Chico Hamilton, Cannonball Adderley y de los mismísimos Beach Boys. Su interminable lista de premios, los más recientes: Saxofonista del año por JJA y Lifetime Achievement Award 2017 por the Jazz Gallery, reconocimientos académicos, su prolífica discografía, excelencia y virtuosismo, y el especial cariño que ha mostrado siempre con los Festivales de Jazz de Granada y Almuñécar, le han hecho merecedor de la Medalla de Oro del Festival y la estampación de su firma en el Bulevar del Jazz del Parque del Majuelo. Passin'-Thru, es su último disco que presentará esta noche en primicia en España en el Festival de Jazz en la Costa con su inseparable cuarteto, formado por Gerald Clayton al piano, Reuben Rogers al contrabajo y el batería imprescindible en todas sus formaciones: Eric Harland.

-Usted estuvo allí: ¿estaban jazz y el rock unidos en los años sesenta?

Las naciones han estado mil años lanzándose piedras, pero todavía creo en el amor y la ternura"

-Desde mis primeros días con Chico y Cannonball, frecuentaba ya San Fracisco. Después del concierto de 1966 en Monterrey, la gente descubría el jazz, y volvía al día siguiente. Bill Graham nos llevó al Fillmore West y nuestros conciertos comenzaron a comentarse porque les gustaba la libertad de improvisación que teníamos, y de pronto vimos que jóvenes como Jimi Hendrix (que se subía muchas noches a tocar con nosotros) Ravi Shankar, Grateful Dead, Paul Butterfield, Janis Joplin, Jefferson Airplane, Cream... querían tocar con nosotros.

-¿Lo de ponte flores en el pelo cuando vayas a San Francisco fue para tanto?

-Fue un momento muy poderoso en nuestra historia, en cuanto a revolución cultural se refiere. Y políticamente, había grandes masas de gente que pensaban en un mundo mejor y más igualitario, y se movilizaban en contra de la de la corrupción y la guerra. Parece que ahora todo el mundo es más complaciente.

-Pero tuvo un alto costo. Muchos se quedaron en el camino, usted mismo tiró la toalla durante muchos años.

-Todavía no había llegado mi día, así que estoy aún aquí, apunto de cumplir los ochenta años. Pero tuve que someterme a una cura: estuve recluido una década en las montañas de Big Sur y todavía me siento en plena curación.

-Al reproducir canciones de Dylan o los Beach Boys hace una mirada afectuosa de nuevo a esa época?

-Grabé I Shall Be Released como homenaje a mi amigo Levon Helm cuando falleció. Y siempre me había gustado la versión de God Only Knows cantada por Carl Wilson, llevaba muchos años pensando en hacerla. Son recuerdos a los amigos.

-Como a Lonard Cohen uno de sus paisajes favoritos es el griego ¿y eso?

-Gracias a María Farantouri, la conocí actuando en Santa Bárbara y me atrajo mucho su poder vocal. Nos hicimos amigos y vuelvo con frecuencia a Grecia. Nuestra amistad se firmó con un concierto en unas ruinas de un antiguo teatro en la Acrópolis.

-También lo ha cantado cosas de Silvio Rodríguez y Chavela.

-Toda mi vida he estado cerca de músicos mexicanos y cubanos, en la Costa Oeste y en la Este, o sea que me son muy familiares. Silvio es uno de los grandes compositores de Cuba. Hace unos 10 años me envió sus composiciones y grabé Te Amare y Rabo de Nube. Mi esposa Dorothy me introdujo en la versión de Chavela Vargas de Lallorona ... es muy conmovedora.

-Cuentan que ha hecho de internet su ventana al mundo ¿no?

-Es una buena herramienta para asomarse al mundo, a todo lo bueno y a todo lo que no. Tenemos que usar los poderes de nuestra propia inteligencia y también apreciar la belleza y la fuerza de la naturaleza que aún nos rodea.

-Su paso por Granada dejó huella en muchas personas. ¿Desea dejar un gran recuerdo emocional, más allá del goce inmediato?

-En este mundo loco y violento debemos reclamar la sensibilidad y la delicadeza. Yo estoy en servicio activo. Las naciones han estado lanzándose piedras unos a otros dese hace mil años pero todavía creo que el amor y la ternura es una mejor respuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios