arte

Alarcón Criado, el refugio del arte granadino en ARCO

  • El fotógrafo José Guerrero, el pintor Simón Zabell y la multidisciplinar Marina Vargas conforman la escasa presencia granadina en la feria

Un año más la Feria de Arte Contemporáneo más importante de España llega hasta el madrileño Campos de las Naciones para convertirse en el centro del Arte mundial. ARCO presenta su trigésimo quinta edición. Treinta y cinco años marcando las rutas del mercado artístico. Parece que fue ayer cuando Juana de Aizpuru, creadora de ARCO y primera Directora, inauguraba aquella primera Feria en los Pabellones de Exposiciones de la Castellana, la acompañaban las máximas autoridades de la nación -el presidente era Leopoldo Calvo Sotelo, la ministra de Cultura Soledad Becerril, siendo el alcalde de Madrid aquel entrañable viejo profesor que fue don Enrique Tierno Galván -. Desde entonces mucho ha cambiado en el Arte -también en esta España que, entonces, buscaba tiempos mejores-; las galerías ya no son lo que fueron; muchas han desaparecido y la filosofía que las movía ha cambiado por nuevos planteamientos, sobre todo cuando las instituciones que eran sus principales amparadoras vieron reducidos sus presupuestos casi hasta la nada. El ARCO que hoy conocemos, ese que el miércoles abrirá sus puertas y que, ahora dirige Carlos Urroz, sigue viviendo de los fastos pasados.

Muchos de sus males antiguos siguen perdurando; sobre todo, el comité de selección, formado por los propios galeristas que manejan el cotarro según sus intereses, abriendo y cerrando puertas a su antojo. Los compradores fuertes, los verdaderos coleccionistas, tienen a ARCO como escaparate donde mirar para, después, comprar en Basilea, como mercado más seguro y valioso. Sólo los medianamente potentes buscan gangas y obras sin riesgo. La Feria lleva tiempo sin ser lo que fue.

Atrás quedaron tantas expectativax como levantaban los mejores artistas del momento, las galerías más significativas del mundo, los prohombres del universo artístico -allí conocimos al gran Leo Castelli, a Bruno Bischosberger, el galerista suizo, a Gulio Carlo Argan, el gran teórico del arte contemporáneo, a Achille Benito Oliva, padre de la Transvanguardia, a Harald Zeemann, que daría nuevos brios a la Bienal de Venecia y, años más tarde, vendría a Sevilla a dirigir la BIACS 1, entre otros muchos-, las novedades que sólo atisbábamos por lo que nos contaban. Después todo cambió, el adocenamiento empezó a manifestarse con fuerza y ARCO dejó de interesar y a parecerse cada vez más así mismo; llevamos varios años en lo que todo se parece a la edición anterior, salvo honrosas excepciones. Además, muchas de las galerías importantes han dejado de acudir, algunas porque, también, han cerrado sus puertas.

Para colmo, Andalucía ha visto perdida su anterior trascendente presencia, cuando en los stands de IFEMA aparecían hasta once galerías -Juana de Aizpuru, Pepe Cobo, Rafael Ortiz, Cavecanem y Félix Gómez de Sevilla, Magda Bellotti, Carmen de la Calle y Milagros Delicado de Algeciras, Jerez y Cádiz, respectivamente, Alfredo Viñas de Málaga, Sandunga de Granada y Fernando Serrano de Moguer-; ahora sólo dos comparecen, Rafael Ortiz y Alarcón Criado, ambas de la capital hispalense. Por lo mismo, los artistas andaluces, antes repartidos por muchas galerías de prestigio, también, han visto reducida su presencia. Ya nada es lo que era; lo mismo que ocurre en el Arte en general. La Feria atractiva por muchas cosas, no levanta la expectación de antes y sabes de antemano lo que te vas a encontrar. También nosotros hemos cambiado nuestras inquietudes se han visto atemperadas. No obstante, la realidad es la que es y los pabellones del Parque Jun Carlos I se ven con muchísimos menos visitantes.

Los creadores granadinos o adscritos al Arte que tiene su base en Granada, por otro lado, tan frecuentes en muchos de los grandes catálogos de la plástica actual, no se hacen tanto de notar. Aparte de lo que podamos encontrar cuando visitemos los stands presentes este año en la Feria, sólo tres artistas relacionados con Granada están presentes en el catálogo general de la edición treinta y cinco: el fotógrafo José Guerrero y el pintor Simón Zábell que comparecen con la sevillana galería que dirige Carolina Alarcón y Julio Criado, una de las que más y mejor están apostando por el arte novedoso y que está presentes en las mejores Ferias internacionales -Miami, Bogotá, Basilea-. Los dos artistas granadinos compartirán escenario con Nicolás Grospierre, Alejandra Laviada, Bernardo Ortiz, Denes Fark, Jorge Yeregui y François Bucher & Lina López, artistas de reconocida calidad y activos del mejor arte que actualmente se puede encontrar. La artista multidisciplinar granadina Marina Vargas, también, estará presente en la galería madrileña Javier López y Fer Francés. Demasiado poco para la importancia del Arte que se realiza en Granada.

Este periódico estará presente, como viene siendo habitual cada año, en la Feria y les informaremos puntualmente de lo que allí suceda.A pesar de todo, ARCO es cita obligada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios