Albéniz y Chopin navegan juntos en el piano de Judith Jáuregui

  • La intérprete donostiarra inaugura el ciclo de café-conciertos en el Alhambra Palace

Comentarios 0

Impecable. Es la primera definición para Judith Jáuregui (San Sebastián, 1985). Y eso antes de pulsar las teclas del piano en el teatrillo del Hotel Alhambra Palace en el primero de los café-conciertos de esta edición. Viste de Pedro del Hierro, su modisto y admirador. La donostiarra es la intérprete perfecta para abordar Mallorca, de Isaac Albéniz, su obra fetiche y fuertemente teñida de Chopin, complementada con dos joyas del autor polaco. Buen trabajo de casting: Judith Jáuregui obtuvo el premio a la mejor interpretación de Chopin, y el premio a la mejor interpretación de música española en el XXVII Concurso Ciudad de Albacete. "Este año está lleno de Albéniz con motivo de su centenario y, en mi caso, tengo la agenda bastante apretada para conciertos con su repertorio", explica la pianista que no quiere entrar en detalles técnicos sobre cómo abordar un concierto que navega entre Albéniz y Falla. "Lo único es buscar la inspiración, intentar ser lo más honesta con el compositor, interiorizarlo, y después plasmarlo una vez pasado por mi filtro". Pero sin dramatismos: a Jáuregui le delata una pequeña sonrisa durante la actuación. "Este programa es muy agradable de tocar, yo al menos me lo paso muy bien porque son piezas muy fáciles de escuchar", confiesa entusiasmada con el acogedor ambiente del Alhambra Palace. "Es muy íntimo, encantador".

Es su primera visita al festival, "un sueño aunque suene a tópico". "He venido mucho a Andalucía, pero siempre he tenido el sueño de actuar aquí", dice con sus 24 años recién cumplidos y tras un periplo en el Conservatorio Richard Strauss de Munich con Vadim Suchanov. Precisamente, el maestro ruso fue su público durante una reciente visita a Alemania. "Yo siempre toco para gente, creo que es muy importante que alguien de fuera te escuche, sobre todo con mi edad", explica sin olvidar a otro de sus maestros, Claudio Martínez-Mehner. "Lo importante es que un artista comunique porque en música clásica no hay modas en la forma de abordar una partitura".

Respecto al concierto del festival en el que le hubiera gustado ocupar un sitio en el patio de butacas no titubea un segundo: la pianista Yuja Wang junto a la London Symphony Orchestra dirigida por Michael Tilson Thomas. "Tenía muchas ganas de escucharla pero llegué tarde, desgraciadamente", lamenta.

El concierto de ayer de Judith Jáuregui forma parte del ciclo Una Iberia para Albéniz, organizado con la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC), que continuará en el FEX (días 3 y 5 de julio) de la presente edición del Festival y finalizará en la próxima edición de 2010.

Se trata de un ciclo de recitales de piano de jóvenes intérpretes, miembros de Juventudes Musicales de España, y del programa Déclic de CulturesFrance en torno a las influencias, maestros, amigos y compositores que influyeron decisivamente en la figura de Isaac Albéniz o fueron influidos por él.

Etiquetas

más noticias de ACTUAL Ir a la sección Actual »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios