Aldo Ceccato triunfa con la OCG

Obras: Robert Schumann, 'Obertura de Manfred op. 115'; Fréderic Chopin, 'Krakowiak para piano y orquesta op. 14' y 'Andante spianato' y 'Grande Polonaise brillante para piano y orquesta op. 22'; Felix Mendelssohn, 'Sinfonía núm. 3 en La mayor op. 56 Escocesa'. Solista: Alessandro Marangoni (piano). Intérpretes: Orquesta Ciudad de Granada. Director: Aldo Ceccato. Lugar: Palacio de Congresos. Fecha: viernes 16 de octubre de 2009.

El segundo concierto de otoño de la Orquesta Ciudad de Granada trajo a Granada a Aldo Ceccato, uno de los directores más renombrados en nuestro país en las últimas décadas. Efectista y festivo, Ceccato imprimió un carácter brillante a un programa con obras de Schumann, Chopin y Mendelssohn.

Algo de lo que tiene que tomar conciencia el oyente es de la voluntad interpretativa del director de orquesta. Afortunadamente, una partitura no es un código cerrado de comunicación que no admite modificaciones ni incorporaciones; por el contrario, lo verdaderamente interesante de escuchar una y otra vez una determinada obra es que cada intérprete le puede imprimir su carácter y construir su propia versión mientras que no traicione la idea original del compositor. En este sentido, Aldo Ceccato nos dio una clase magistral de cómo convertir en propia la música de repertorio con enorme eficacia.

La velada se abrió con la obertura de la música de escena que Schumann escribiera para Manfred, tomando el texto de Byron como base para ello. De un romanticismo extremo, esta obra requiere agitación y dramatismo, cualidades que Ceccato quiso imprimir a la OCG, si bien la acústica deficiente del Palacio de Congresos impidió que se percibieran a la perfección los intentos expresivos del director.

Tras este aperitivo musical, los dos platos fuertes estuvieron a cargo del pianista Alessandro Marangoni, que acometió magistralmente dos piezas para piano y orquesta de Chopin. La primera de ellas fue Krakowiak, compuesta sobre la melodía de una danza propia de la región de Cracovia, que sirvió al autor para construir un rondó con orquesta. La escritura de Chopin para piano y orquesta carga las tintas en el instrumento solista, destinando a la formación sinfónica un papel colorista que a menudo repite o glosa el material previamente expuesto en el piano. Aún así, su música en este género requiere un fino trabajo de dirección, para poder compensar ambas realidades sonoras y extraer los motivos de imitación que suelen intercambiarse entre el piano y la orquesta. Ceccato compensó con eficacia el balance, dejando al solista construir su virtuosístico y grandilocuente discurso frente a una orquesta que, sobre todo en los vientos, desarrollaba con gran belleza algunas de sus frases.

La técnica de Marangoni y su capacidad expresiva son admirables. Si bueno fue su papel en Krakowiak, mejor fue su intervención en el conocido Andante spianato que precede a la Grande Polonaise brillante. La sutileza del pianista para compensar el peso de cada nota, la maestría a la hora de extraer las melodías principales y definir los distintos planos sonoros, y la depurada técnica de alto virtuosismo en los fragmentos más acrobáticos de la partitura definen a Alessandro Marangoni como un gran intérprete de Chopin, algo que debe ser considerado todo un alarde si se considera que la literatura del músico polaco es el caballo de batalla de todo pianista que se precie.

En la segunda parte del concierto figuró como obra única la Sinfonía núm. 3 Escocesa de Mendelssohn. Si bien su gran belleza asegura el triunfo en su interpretación, hay que reconocerle a Ceccato el mérito de haber definido a partir de ella todo un espectáculo sonoro en el que se potenciaron los vientos (particularmente los metales) y las grandes densidades sonoras. Cabría, no obstante, comentar el deficiente trabajo por momentos de las cuerdas agudas, como al inicio del primer movimiento, donde hubo cierto destemple en el empaste, o en los momentos más ligeros del segundo movimiento, con pasajes descompasados y azorados fácilmente perceptibles por el público.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios