Alonso, el loco', una historia quijotesca en versión digital

El escritor Emilio Ballesteros acaba de publicar su último libro en formato electrónico. Alonso, el loco, una quijotesca historia que transcurre en la España actual, se encuentra disponible en una editorial de e-books portuguesa con la que sólo ha tenido relación vía email. El autor de obras como Aynadamar, Mi nombre es Nadie o El mago confiesa que esta inmersión en el mundo del libro electrónico ha sido pura casualidad. Su intención era publicarla en papel pero envió la sinopsis del libro a la editorial Siruela y un año y medio después sigue esperando respuesta. Un buen día, sin embargo, vio que a su correo había llegado una invitación de Ebookmadeira interesándose por su obra. "Me buscaron ellos a mí y ha sido más rápido, más fácil y más eficaz", cuenta.

Ballesteros es de esas personas que siguen creyendo en los particulares encantos del papel: "Ni siquiera tengo un e-reader", pero reconoce las ventajas de la tecnología. "El libro electrónico", dice, "es una alternativa muy válida. Con todos sus peligros, la informática supone un avance de comunicación y de medios que no hay que desaprovechar".

Su libro cuesta cuatro euros. El precio se reduce y, por tanto, surge una pregunta: ¿se reducen también las ganancias? Si en papel el porcentaje que se lleva está entre el 7 y el 10%, ahora, el escritor se queda con el 50% de las ventas. También amplía el radio de potenciales clientes. Reconoce que no es fácil aparecer en los escaparates de las librerías, ocupados, la mayoría de las veces, por los autores más famosos.

Alonso, el loco es algo así como un Don Quijote en versión moderna donde Emilio Ballesteros plasma su admiración por Nietzsche y sus ideas atemporales: "Aunque habla del siglo XIX se anticipó a muchas de las contradicciones que tienen lugar hoy. Cuando habla del hombre de la extrema penuria, el hombre envuelto en la sociedad científico-técnica, muy avanzada pero también muy deshumanizada, se me ocurrió que hacía falta un Quijote que fuera capaz de enfrentarse a esas cosas en plan heroico pero su esfuerzo es poco eficaz porque no tiene los medios necesarios".

Sus dos personajes, Alonso Quesada y Ramón Sánchez remiten irremediablemente al Quijote y al Sancho de Cervantes. Uno es flaco, diseñador inconformista y anarquista solitario defensor de las ideas de Nietzsche y Heidegger. El otro es más bien gordinflón y de alma simple, profesor de secundaria y marxista-leninista ortodoxo.

Entre ambos se establece una amistad "desequilibrada pero intensa. Aunque diferentes, Alonso y Ramón se complementan". A partir de ahí se verán involucrados en muchas peripecias de la España actual lo que le sirve al autor para mirar de una forma crítica algunos aspectos de la sociedad actual, donde no faltan la política o la educación.

Se trata de una crónica en clave de humor que juega con el límite entre lo real y lo absurdo y no es ni una cosa ni la otra. A problemas cotidianos como un botellón Alonso, el loco le busca remedios estrambóticos y chocantes. Se afilian a un partido de extrema derecha para ver cómo funciona realmente y no sólo conocerlo de oídas... "En esa lúcida locura que tiene, Alonso siempre sale por peteneras y terminan metiéndose en aventuras con soluciones contradictorias".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios