Ampliando fronteras

El séptimo Ciclo de Música Contemporánea se inauguró ayer con un concierto de radiante actualidad. El Centro José Guerrero, en colaboración con la Asociación Amigos de la OCG, la Diputación de Granada y el programa Sumando Granada Crece, apuesta este año por la experimentación tímbrica y la exploración de nuevas fronteras sonoras a partir de instrumentos tradicionales. En esta línea, el Another Timbre Dúo ofreció un concierto en el que la innovación y la búsqueda de nuevas sonoridades marcaron la tónica generalizada.

Es difícil acercarse a la música contemporánea con presupuestos tradicionales. A menudo vamos a carecer de referencias como la melodía o la armonía tonal que tan conocidas nos resultan. Por el contrario, hemos de comprender que vamos a descubrir nuevas atmósferas sonoras, nuevas formas de concebir y transmitir la música en las que el ruido de los mecanismos, el aliento de los músicos y el silencio tienen un papel importante.

Quizás uno de los pioneros en esta búsqueda de nuevos timbres fue Luciano Berio, de quien escuchamos Sequenza núm. 1 para flauta; en la que explora nuevas figuraciones rítmicas, y como si de un cuadro puntillista se tratara, descompone la partitura en un rico mosaico de sonidos de enorme complejidad. Alessandra Rombolá demostró con esta primera obra del programa su ductilidad y perfección técnica; pocos flautistas pueden enfrentarse a este repertorio como ella, pues requiere no sólo un dominio superior del instrumento sino también una gran amplitud de recursos expresivos. Así lo evidenció en L'horizonte luminosso di Aton de Salvatore Sciarrino, una obra que deja de lado los elementos musicales para explorar la capacidad comunicativa del aliento del intérprete en la flauta a través de múltiples posibilidades.

También Esteban Algora, el otro componente del dúo, demostró su maestría al acordeón, un instrumento de enorme riqueza que requiere, sin embargo, un profundo estudio por parte del compositor para sacarle todo su partido. Tal fue el caso de Arquitecturas del silencio de José Mª Sánchez Verdú, obra que explota recursos como las percusiones del teclado o los armónicos. Especialmente interesante fue Exempeda de Juan Cruz Guevara, estreno absoluto compuesto para Esteban Algora. Cruz Guevara ha explorado en profundidad todos los recursos del acordeón. Su búsqueda sonora dentro del ámbito propio del instrumento supone un proceso continuo de transición entre el sonido pleno y el ruido de emisión; así, a la variedad de acordes y sonoridades yuxtapuestas que se exponen se unen elementos como el susurro del fuelle al extenderse o el casi imperceptible sonido de las teclas emitiendo notas livianas de enorme sutileza.

Ambos intérpretes tocaron a dúo dos obras interesantes por la fusión que resulta de dos timbres tan dispares como el de la flauta y el acordeón. Primero se interpretó Voci de Bruno Dozza, obra compuesta expresamente para el dúo. Cerrando el programa se escuchó Birds Fragments III de Toshio Hosokawa, un dúo enormemente sugerente por la confrontación que el autor realiza entre el acordeón en pleno desarrollo y la fuerza tímbrica de la flauta bajo y del pícolo desarrollando un amplio recorrido por las percusiones y los golpes de aire junto a la emisión plena y los armónicos más extremos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios