Angelina Jolie, de armas tomar en la Berlinale

  • La actriz llega a Berlín para presentar 'En la tierra de la sangre y la miel'

La actriz estadounidense Angelina Jolie pasó detrás de las cámaras "por pura casualidad" para dirigir y contar la guerra en Bosnia en una ficción titulada En la tierra de la sangre y la miel, que fue proyectada ayer fuera de concurso en la Berlinale.

Angelina Jolie, quien llegó a Berlín acompañada de Brad Pitt y de sus seis hijos, declaró que "no he decidido volverme directora de cine ni guionista. Habría podido encontrar a alguien técnicamente más capacitado que yo, pero sólo yo sabía hasta qué punto me importaba que esta historia se contara".

Al escoger para su primera puesta en escena un cuento de guerra, un amor complicado en Bosnia entre una musulmana y un combatiente serbio, Angelina Jolie recordó que en los años 90 hubo en Europa un conflicto atroz, con violaciones sistemáticas a las mujeres bosnias, y que el mundo entero hacía como si no se enteraba de nada."Viajé a esa región, pero no lograba verdaderamente comprender lo que había ocurrido, pese a que son hechos de mi generación. Por eso decidí instruirme, y cuanto más avanzaba en mis investigaciones y en mis lecturas, más furiosa me sentía y aumentaba la obligación de contar esta historia", declaró.

A los 36 años, la estrella ganadora de un Oscar en el año 2000 por Inocencia interrumpida es, detrás de la fachada de glamour de su pareja, una mujer comprometida que recorre los países en conflicto desde hace diez años, sobre todo como embajadora de buena voluntad del Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU.

Durante el rodaje de su película dijo haber sentido una "enorme presión" sobre ella, aunque le gustó mucho hallarse convertida en una especie de directora de orquesta."Brad dice que es porque soy madre de seis hijos, por eso tengo la costumbre de mandar", bromeó, pero reconoció que pasó por momentos bastante difíciles, sobre todo porque sus actores fueron contratados localmente y el rodaje se hizo en serbo-croata, sistemáticamente doblado con una toma en inglés."Fue duro para todo el mundo, sobre todo para los actores, que como hombres debían interpretar a agresores, cuando todos ellos son padres de familia, maridos adorables, muy buenas personas. Pero sabían que tenían que hacerlo, en nombre de las mujeres, para mostrar la brutalidad que ellas sufrieron", dijo.

Para realzar el carácter testimonial de su película decidió estrenarla en el Museo del Holocausto de Washington.

"Era una manera de atraer la atención sobre ese aspecto de los genocidios que son las violaciones, y para recordar que los temas de la película son universales. Me parece importante estudiar la historia de los genocidios, ya que esto no sólo se ha producido en un único país y en un solo momento de la historia, sino que es algo que se reproduce regularmente", añadió.

Angelina Jolie dijo también que estuvo recientemente en Auschwitz: "Vi tantos nombres serbios, porque combatieron a los nazis... y más tarde ellos se volvieron los agresores".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios