La Antártida visita el Parque de las Ciencias

  • En más de dos mil metros cuadrados la exposición recrea la vida en el continente de hielo con 400 piezas originales

Por si aún no nos habíamos enterado la Edad de Hielo ha regresado. El calor del verano será resuelto con un paseo por los glaciares de la Antártida que han invadido la capital. El Parque de las Ciencias inaugura hoy una exposición de "éxito", Antártida. Estación polar, que se dispone en una superficie de dos mil metros cuadrados y aúna más de 400 piezas originales. Se trata de una reproducción gigantesca de lo que puede encontrarse el ser humano en un paraje único como es la Antártida. El museo interactivo granadino en coproducción con el Natural History Museum de Londres han colaborado con más de 40 instituciones científicas representando a 30 países en el proyecto que se considera el más grande realizado en Europa en torno a la tierra del hielo.

Nueva exposición que estrena espacio expositivo. Una de las salas de la cuarta fase del Parque de las Ciencias cobra vida con una propuesta: "una expedición científica al continente helado a través de diferentes retos que el visitante tendrá que superar en su recorrido, que desafía su capacidad para sobrevivir en el continente austral como cadete polar". Así lo explicaron a los medios el comisario de la muestra Javier Medina y, la presidenta del Comité del Año Polar Internacional, Margarita Yela, que han trabajado en la iniciativa, que descubre los secretos y claves de la actividad de los investigadores científicos en estas tierras "para así acercar algo lejano y entender el trabajo que se está haciendo".

"Un recorrido físico, real y virtual" es el que propone la exposición, según afirmó ayer en la presentación la consejera de Educación, Teresa Jiménez. "Módulos interactivos, animales naturalizados, esqueletos, plantas, fósiles, maquetas, infografías, mapas, piezas de museología clásica, instrumental científico, medios de transporte como una moto de nieve, audiovisuales, talleres didácticos, animaciones y juegos" que acercan al público a una realidad que más allá de la distancia está más presente de lo que piensa debido al cambio climático que sufre el planeta", añadió el director del Parque, Ernesto Páramos.

Antártida. Estación polar presenta un montaje expositivo interactivo en el que el visitante puede sentir la experiencia de trabajar en el mayor laboratorio natural de la humanidad. En los dos mil metros cuadrados que ocupa la exposición se descubre el apasionante mundo del científico aventurero que vive bajo las condiciones extremas de la Antártida para la que requiere la presencia de instalaciones, medios técnicos y servicios adaptados a las extremas condiciones ambientales, así como de un soporte logístico que va desde el suministro de alimentos e instrumental científico, al desplazamiento de personas, transporte de materiales, retirada de residuos, mantenimiento o comunicaciones. Para recrear este panorama un habitáculo simu la el lugar donde viven con las pertenencias reales del personal de la base antártica para conocer el día a día de los expedicionarios durante su estancia en el continente.

Unas mil personas viven durante los meses de verano, temporada que permanece abierta la base española, en el continente del hielo. Aunque sorprendentemente en la exposición se descubre que en la Antártida no hay vida humana autóctona. La dificultan diez centígrados bajo cero que experimentan en los meses de verano al cual el visitante está invitado ha comprobar en una sala.

frio dentro y fuera del agua

Un juego interactivo y virtual, dentro de uno de los módulos, propone el reto de bucear bajo el hielo marino para observar "las criaturas raras y gigantescas". Con unos mandos que se activan con una tarjeta personal, que el museo entrega a cada uno de los visitantes, el juego traslada al mundo submarino. Además de bucear se puede conducir una moto de nieve para buscar los restos de meteoritos caídos en la Antártida; aprender a acampar a temperaturas bajo cero en la recreación de un campamento antártico; y comprobar la capacidad de soportar la sensación de claustrofobia a la que se someten los investigadores en los hasta seis meses de oscuridad que pueden pasar en los campamentos.

La exposición está compuesta por más de 400 piezas originales, entre las que destacan instrumental original de la expedición científica que el español Malaespina realizó a la zona austral en el siglo XVIII, el esqueleto de un calderón o restos de un meteorito descubierto en el siglo XVI, completan la exposición. Antártida. Estación Polar se integra dentro de las actividades de divulgación organizadas por el Parque con motivo del Año Polar Internacional y estará instalada en el museo hasta marzo de 2009.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios