El reportaje

Aplazado el posible fin del mundo

  • El 10 de septiembre se activará el mayor acelerador de partículas del mundo para provocar un 'Big Bang' a escala que explicaría el origen del Cosmos

Tras años de espera y varios retrasos, el gran acelerador de partículas que se construye en el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN), el LHC (Large Hadron Collider o Gran Colisionador de Hadrones con el que se intentarán descubrir misterios como el del origen del Universo) se probará por primera vez el 10 de septiembre.

Así lo anunció ayer mediante un comunicado el CERN, que a su vez afirma que el proceso de enfriamiento está acabando. La fecha prevista inicialmente era la de la madrugada de hoy, coincidiendo con la curiosa fecha de 08/08/08.

El objetivo del proyecto es generar una especie de Big Bang en miniatura que permita saber qué ocurrió en la primera billonésima de segundo del origen del Universo. El experimento también pretende detectar la partícula conocida como bosón de Higgs, a la que algunos llaman metafóricamente la 'partícula de Dios', que explicaría cómo el resto de las partículas elementales que componen la materia ganan su masa y por qué las partículas tienen masas diferentes.

El experimento, en el que también participa un grupo de investigación de la Universidad de Granada, abriría un campo inmenso a la comunidad científica para conocer el comportamiento del Universo en su comienzo.

Las 40.000 toneladas de la masa fría del acelerador de partículas deben estar a 271 grados centígrados bajo cero para poder funcionar. El LHC es un acelerador de 27 kilómetros de circunferencia instrumentado con grandes imanes superconductores (cuya operación necesita las bajas temperaturas señaladas) y cuyo objetivo es desentrañar la estructura última de la materia, las propiedades de las fuerzas fundamentales y las leyes que gobiernan la evolución del Universo.

Tras el enfriamiento total, se procederá individualmente al test eléctrico de los 1.600 superconductores magnéticos. Posteriormente se controlará de manera minuciosa el encendido de todos los sistemas eléctricos de cada sector, y finalmente el de todos a la vez. La siguiente fase será sincronizar el LHC con el acelerador Super Protón Sincronotón que es el último punto de conexión de la cadena de inyección del Gran Colisionador de Hadrones (los hadrones son partículas subatómicas que mantienen unidos a los quarks en los protones).

Los investigadores consideran que el proceso habrá acabado a principios de septiembre por lo que la prueba se podrá realizar el día 10. Aunque el proceso de interpretación de datos será complejo, se prevé que algunos resultados de los experimentos podrían publicarse ya en revistas especializadas antes de finales de este año. Esos primeros datos desvelarían características generales, por ejemplo, cierta información sobre la frecuencia de interacción (a una energía nunca explorada hasta la fecha) o del número de partículas cargadas y neutras producidas en las colisiones.

La máquina se ubica en un túnel a una profundidad que oscila entre los 50 y los 120 metros en las inmediaciones de Ginebra (Suiza), y se divide en ocho sectores, seis de los cuales están ya enfriados a 271 grados bajo cero.

La misma se basa en una red magnética, con dos tubos de vacío por los que circulan protones en sentidos opuestos, y consta de 1.232 imanes dipolos (de 15 metros de longitud cada uno de ellos) y 392 cuadrupolos (de unos 6 metros cada uno de ellos), aparte de miles de imanes pequeños.

Dispone además de un sistema de aceleración basado en cavidades de radiofrecuencia superconductoras que permite incrementar la energía de los haces en un factor 15 en unos 30 segundos. Cuando la máquina funcione a pleno rendimiento se producirán en las regiones de interacción mil millones de colisiones por segundo, de las que aproximadamente sólo una entre un billón serán verdaderamente interesantes para los científicos. El experimento ha desatado una estrambótica teoría de la conspiración en internet que augura un hipotético agujero negro que engulliría la Tierra, algo desmentido rigurosamente por los científicos serios.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios