"Aprendimos hace mucho que las canciones deben hablar solas"

  • Convertido en la banda sonora del año para la generación 'indie', Vetusta Morla llega esta noche a la sala El Tren para "disparar energía" en forma de buena música

Comentarios 1

Lo bueno de una entrevista a tres bandas -Juanma Latorre, Guillermo Galván y David 'El Indio' a través del 'manos libres' de un teléfono móvil- es que todo fluye solo. Igual pasa con la música de Un día en el mundo, el primer disco de Vetusta Morla, que ha puesto a la banda en lo más alto de la escena alternativa nacional. Con el premio Ojo Crítico de Música Moderna de RNE aún caliente, esta noche dejarán que la gente "suelte su rabia" en la sala El Tren a ritmo del estribillo de Sálvese quien pueda.

-Antes de nada, es obligatorio darles la enhorabuena. Están que lo ganan todo...

-Parece que sí. No hemos ganado nada en diez años y ahora se nos acumulan los premios...

-¿Arranca así la nueva vida del grupo ?

-La verdad es que después de verano ha habido una especie de resurgimiento de la promoción de Vetusta. Estamos de gira, hemos participado en muchos festivales, estrenamos videoclip... Es un momento bastante caliente y, con tantos conciertos encima, la maquinaria está engrasada y no la paramos.

-Tardaron diez años en sacar el disco, pero parece que mereció la pena.

-En realidad nunca tuvimos demasiada prisa por sacar el disco. Seguimos nuestro camino haciendo las cosas que nos gustan, que son hacer canciones, tocar juntos y pasarlo bien. El disco vino en su momento adecuado y todo lo que está sucediendo a Un día en el mundo nos demuestra que hicimos bien en seguir nuestros paso a paso y hacer caso al instinto. Ha salido el disco que tenía que salir a los diez años.

-¿Y les saca los colores todos los piropos que les lanzan?

-Siempre es gratificante, pero sorprende un poco que durante mucho tiempo haya habido poca respuesta y ahora, de repente, todo parece nuevo y que somos la bomba. Este tipo de cosas deben dar fuerza para saber que lo estás haciendo bien, pero tampoco puedes hacerle mucho caso.

-¿Desde el instituto ya tenían claro que lo suyo era la música?

-Lo que hacíamos al principio era compartir momentos y en eso apareció la música, aparecieron los ensayos, aparecieron las canciones y luego ya todo se fue dirigiendo. Nunca hubo un planteamiento en común, todo surgió solo. Nunca nos imaginábamos que iba a ser real, aunque siempre lo soñamos. Lo que nos está sucediendo es emocionalmente muy impactante.

-Un día en el mundo tiene una personalidad conjunta muy clara, pero cada canción ofrece un universo diferente. ¿Les gusta explorar y jugar con los sonidos?

-Parte de la paranoia de quien escucha una canción es también paranoia de quien hace la canción. Somos bastante meticulosos en el trabajo y nos gusta darle una vuelta más a las canciones y buscar nuevos sonido. Trabajamos por unidades para darle a cada tema lo que se merece y tratarlo como si fuera un principio y un fin en sí mismo. Cada canción tiene un ente individual pero comparte elementos comunes que se van repitiendo en unas y otras, tanto a nivel sonoro como de letras y manera de narrar.

-¿Qué es lo que más les gusta de Vetusta Morla?

-Lo que más destaca del grupo es su fuerza a nivel colectivo y la que hemos ido creando personal y humanamente, que es fundamental a la hora de hacer canciones. Nos conocemos desde niños y hemos crecido juntos, y eso da fuerza.

-¿Y conocerse tanto no hace más difícil llegar a un acuerdo?

-Más que difícil, es trabajoso, lleva tiempo... Hace ya mucho que aprendimos a dejar que la canción hable por sí misma, que pida cosas. Es un ente con vida propia y ella es la que llega a su esencia.

-¿Se hacen una idea de la gente que le ha recomendado escuchar Un día en el mundo a sus amigos?

-Eso es lo que está permitiendo a este disco tener una vida muy larga. Hemos empezado en un círculo pequeño y lo vamos ampliando poco a poco. Las personas a las que les gusta Vetusta tienen una gran afición que nosotros agradecemos muchísimo por contagiar a los demás. La practican con fruición y ponen nuestro disco y se llevan a los conciertos a sus amigos, y así hemos ganado muchos adeptos.

-Antes del disco llegó el sello discográfico. Ahora los músicos empiezan como empresarios...

-En principio no formaba parte de nuestro plan, pero las cosas surgieron así. Con el disco grabado decidimos que aquello no se podía quedar en el limbo y creamos el sello. Es un camino estupendo con el que nos sentimos muy bien, aunque hemos trabajado mucho para sacarlo adelante. ¿Lo bueno? Que nos ha permitido hacer auténticos suicidios comerciales.

-¿La caja de edición limitada con la que lanzaron Un día en el mundo fue uno de esos suicidios?

-Uno de ellos... Cualquier discográfica lo habría echado para atrás, pero era un capricho, puro placer de tener una caja especial bonita y cuidada en todos los detalles. Al final fue positivo, permitió darnos a conocer con una forma muy personal de hacer las cosas y presentarnos a la gente.

-¿Qué cabe esperar esta noche?

-Mucha energía disparada. El fuerte de Vetusta son los conciertos porque la gente hace que las canciones se hagan más grandes y es la forma de devolverles lo que te dan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios