Araceli Campillos Muñoz se hace con la Volaera Flamenca de Loja

  • La artista, de 23 años y nacida en Lucena, es la octava mujer que gana el veterano certamen

La cantaora lucentina recoge la Volaera de Plata tras ploclamarse ganadora del certamen flamenco. La cantaora lucentina recoge la Volaera de Plata tras ploclamarse ganadora del certamen flamenco.

La cantaora lucentina recoge la Volaera de Plata tras ploclamarse ganadora del certamen flamenco. / p. castillo

En el transcurso de una espléndida velada de cante hondo el pasado fin de semana, la cantaora lucentina Araceli Campillos, de tan sólo 23 años, se proclamó ganadora de la 46º edición de la Volaera Flamenca de Loja. La artista se lleva 2.500 euros de premio en metálico que aporta el Área de Cultura del Ayuntamiento, y la Volaera de Plata con que está dotado el galardón. Además, interpretó la mejor granaína a juicio del jurado, lo que le valió otros 300 euros que patrocinaba TV Loja.

En segunda posición quedó el cantaor José García Vílchez, de Mijas (Málaga), con los correspondientes 1.200 euros de cuantía económica; en tercer lugar otra voz femenina, Fina Colmenero Escribano, de Torredelcampo (Jaén), que obtuvo 600 euro; y en cuarto lugar Tomás Pereira García El Petro, de Alcalá de Guadaira (Sevilla).

En segunda posición quedó José García Vílchez, natural de Mijas (Málaga)

Araceli Campillos, que ya quedó clasificada en segunda posición el año pasado, estaba exultante al recibir su primer premio. Así mismo, valoró la importancia que tiene para ella ganar este certamen por su categoría y antigüedad. Y lo ha hecho en un año en el que ella dice sentirse "muy feliz" por los éxitos que está cosechando con su participación en otros concursos y festivales de cante jondo por toda Andalucía.

Se trata de la octava fémina que gana la Volaera Flamenca desde su fundación en 1972, y la tercera que lo ha conseguido en las últimas cuatro ediciones, algo que dijo no conocer y que le resultaba aún "más gratificante" por el papel que ocupa la mujer en este "difícil mundo del flamenco". Si bien no es habitual que lo haga una artista con su juventud, lo que hace presagiar que puede tener una larga y prometedora vida profesional. Además de esta actividad artística, que le ocupa prácticamente todos los fines de semana, ella tiene los pies muy en la tierra y sigue su formación académica como protésica dental.

Durante el tiempo que necesitó el jurado para llevar a cabo su deliberación, actuó el cuadro flamenco de una anterior ganadora de la Volaera, la cantaora Rosi Campos, de Algarrobo Costa (Málaga), ofreciendo una buena actuación de cante y baile que valoró el público asistente con una fuerte ovación.

La final de este señero concurso de flamenco se ha celebrado este año en un escenario diferente a ediciones anteriores. Por primera vez se ha realizado en el complejo de piscinas municipales Genil, lo que ha realzado su desarrollo en un espacio más amplio y luminoso, ante unas 300 personas. La noche se prestó con su bonanza meteorológica y los asistentes pudieron disfrutar de una magnífica velada de cante y un apetitoso refrigerio que se incluye en la entrada del certamen.

El presidente de la Peña Cultural Flamenca Alcazaba, Antonio Cáceres, agradeció la asistencia de artistas y público y deseó larga vida al certamen; mientras que el alcalde, Joaquín Camacho, afirmó que seguirán e incluso incrementarán la colaboración con la Peña organizadora, posibilitando más presencia del flamenco en Loja y dijo que en ediciones futuras habría que volver a celebrarlo en el patio de armas del recinto amurallado de la Alcazaba.

Previo a la gran final de la Volaera Flamenca, cerca de medio centenar de cantaores de todos los rincones de la comunidad autónoma se daban cita en Loja, con el objetivo de auparse en el grupo de los finalistas, algo que atraía la atención de los aficionados al cante durante los sábados de parte de junio y julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios