Astérix celebra sus bodas de oro

  • La publicación de una nueva aventura inédita conmemora los 50 años de la aparición del popular personaje de cómix francés con un álbum del que se han impreso tres millones de ejemplares

Nacieron hace 50 años, pero sus aventuras están más vivas que nunca. Los héroes galos más importantes de la historia del cómic celebran su cumpleaños por todo lo alto con El aniversario de Astérix y Obélix-El libro de oro, un álbum del que salen a la venta hoy tres millones de ejemplares en todo el mundo.

Astérix y Obélix no se jubilan, a pesar del intento de su dibujante, Albert Uderzo, de imaginar en las primeras páginas qué habría sido de ellos cincuenta años después de su nacimiento, de recrear una aldea en la que los romanos han arrasado los bosques para construir ciudades, y de mostrar a un Astérix que ya es abuelo y a un Obélix desmoralizado por el paso del tiempo.

Pero el lector podrá disfrutar de las viñetas con toda su esencia, porque Obélix propina al propio Uderzo, que aparece para saludar a sus héroes, con un fuerte puñetazo que le invita a devolver a los personajes su aspecto tradicional.

Y vuelven invitados a una gran fiesta, estas bodas de oro en las que cada personaje aportará un regalo simbólico y en la que no faltan piratas, legionarios romanos y guiños a las aventuras más míticas, a grandes artistas como Rodin o Delacroix o a leyendas musicales como Los Beatles o Michael Jackson.

El Aniversario de Astérix y Obélix-El libro de oro, que saldrá a la venta simultáneamente en 15 países y en más de cien idiomas -con ediciones en castellano, catalán, gallego y euskera-, rescata un texto que el guionista René Goscinny nunca llegó a publicar: una risueña guía de viajes para la que Uderzo ha elaborado nuevas ilustraciones que se suman a las viñetas inéditas del álbum.

El lector podrá reconocer también algunas viñetas de historias anteriores, que han sido retomadas en este homenaje para recordar algunas de las 33 aventuras que tienen lugar en la famosa aldea de las Galias, con diálogos adaptados a estas nuevas historietas cortas.

El resultado es un libro que "no decepciona, no sólo porque remita a tiempos pasados, sino porque mantiene la frescura y el humor de los primeros tiempos", aseguró el periodista y declarado "fan de Astérix" Alberto Vila el pasado martes en la presentación de la edición en castellano.

No obstante, Vila confesó que sintió "melancolía al cerrar el libro, porque Uderzo ha cerrado un ciclo, una etapa gloriosa". "No sé si es porque he visto a Astérix y Obélix con cara de jubilados", bromeó.

Pero si la muerte de Goscinny, en 1977, no supuso el fin de Astérix, Vila tampoco espera que las aventuras terminen en estas bodas de oro, porque Astérix es un personaje "inmortal, muy enraizado en el carácter francés y con referencias a la actualidad que le hacen muy vivo".

El traductor al castellano y al gallego, Xavier Senín, auguró una "larga vida a este libro de oro, que por primera vez van a poder leer a la vez los niños de todo el mundo" y destacó la confidencialidad con la que ha desarrollado su trabajo y la minuciosa supervisión a la estuvieron sometidas las pruebas de traducción. Con esta publicación, los editores demuestran que el personaje de Astérix continúa absolutamente tan vigente como cuando empezó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios