La Azucarera de San Isidro, protagonista de un cortometraje

  • Juan Sebastián Bollaín muestra en 'Un encuentro' su relación con la antigua fábrica

Cómo posarse en el entorno, sin destruirlo, pero cargándolo de porvenir. Es la sinopsis del cortometraje Un encuentro dirigido por el arquitecto Juan Sebastián Bollaín, un recorrido sentimental por la Azucarera de San Isidro. Partiendo de una profunda inmersión en el pasado y el presente, intenta convertir al espectador en visionario del futuro. "Una mañana de junio de 1985 decidí adentrarme en el lugar que había formado parte de mis sueños de estudiante, descubrir qué se escondía tras los antiguos muros de piedra. Quizás aquel lugar deshabitado estaba aguardando el momento de mi llegada. Con el tiempo he pensado que los encuentros en los viajes de estudiante no eran casuales, que la torre ejercía una atracción especial sobre mí, y a su vez, yo sentía una predisposición hacia su extraña presencia en el paisaje", explica sobre sus primeros encuentros con la azucarera. "No tenía reloj y me acostumbré a vivir sin él. Medía el tiempo por el movimiento del sol a través de las ventanas y el paso del tren me permitió confeccionar un horario que vinculaba las horas del día al tipo de máquina y al sentido en el que circulaba. Aunque la fábrica estaba sin uso desde hacía ya casi treinta años, cada mañana cuando llegaba me hacía sentirla diferente", prosigue en sus recuerdos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios