El Ballet de Argelia propone un viaje contemporáneo en el teatro Alhambra

  • La compañía dirigida por Abou Lagra presenta esta noche 'Confiar en la vida'

Nya/Confiar en la vida es un encuentro dancístico y musical del Ballet Contemporáneo de Argelia que conduce a un viaje por las orillas del Mediterráneo, desde el Bolero de Ravel a las cautivadoras voces orientales de la cantante Houria Aïchi. Un espectáculo en el que la música rodea, envuelve y consume a los bailarines hasta que entran en trance y que llega esta noche al teatro Alhambra (21:00 horas).

Aunque desconocido en nuestro país, Abou Lagraa no es nuevo en la plaza. Lleva bailando desde los 16 años y ha colaborado con coreógrafos de la talla de Ruy Horta hasta convertirse en asistente de un proyecto para la prestigiosa Fundación Gulbenkian de Lisboa.

En 1997 funda su compañía La Baraka, creando hasta la fecha doce piezas que lo han llevado desde Europa hasta Estados Unidos, Túnez o Indonesia y alcanzando tal prestigio que en 2006 el mítico Ballet de la Ópera de París le encarga Le souffle du temps una coreografía para 21 bailarines entre los que se incluían sus tres primeras figuras. Es en 2008 cuando, asentado en Francia, siente la necesidad de hacer algo en Argelia y se embarca en la creación de un puente cultural mediterráneo que da como resultado principal la creación de la Unidad Contemporánea del Ballet Nacional de Argelia cuyo primer fruto es este Nya que tras estrenarse en su país cosecha un sensacional éxito en la Bienal de la Danza de Lyon que lo catapulta al primer escalón del panorama dancístico internacional.

Cuando Lagraa llega al país de sus padres, en Argel, no se veía danza contemporánea desde que Maurice Béjart actuó en los años setenta y los tres conservatorios heredados de los franceses, estaban abandonados. De forma que se presentaron 400 hombres, así como 10 chicas que terminaron por abandonar. "Sobre todo en las sociedades orientales, las chicas tienen que tener un título y trabajar para emanciparse. El de bailarina no es un oficio", dice Mokhtar Boussouf, de 37 años, uno de los bailarines reclutados. En la actualidad una vez reconocido como auténtico Ballet Contemporáneo comienza el proceso de audiciones para chicas. Nya se articula en dos tiempos: la primera parte se desarrolla sobre el Bolero de Maurice Ravel. Es una fusión entre lo moderno y lo clásico. Los bailarines ejecutan figuras hip-hop sobre melodías clásicas, mientras que la segunda parte se caracteriza por las figuras al ritmo de los cánticos (de la región argelina del Aurés) de Houria Aïchi. Dos registros, dos imaginarios distintos y por tanto dos sensibilidades, cada una con su estética propia, incluso una poética que tiene en cuenta a los cuerpos en movimiento y en su expresividad unas veces apagada y otra exuberante. La creación busca ser una representación contemporánea, una inspiración directa del cuerpo que va, de un lugar a otro, sitiando el espacio por pasos tan refinados como instantáneos, evolucionando con tanto brío como mesura y naturalidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios