Bandas sonoras con notas granadinas

  • Alberto Bracero, autor de la BSO de 'La Memoria de los Olivos', es el último creador que se suma a la lista de compositores de música para cine que exportan sus creaciones desde Granada

Granada está viviendo un auténtico 'boom' de autores de bandas sonoras de películas. No solo cada vez hay más nombres sino que cada vez llegan más lejos. Sergio de la Puente o Juande Marfil han sido dos de los que han visto llegar sus cintas a los Oscar: El lince perdido o Aquel no era yo, respectivamente. El último en sumarse a la nómina de músicos granadinos que se han hecho un hueco en el séptimo arte es Alberto Bracero.

El compositor, nacido en 1978 y que fue compañero de clase en el Juan XXIII del director Pablo Heras-Casado, comenzó sus estudios musicales de piano a temprana edad, aunque al principio se sintió atraído por la técnica vocal y empezó a estudiar con la mezzo galesa Mariam Bridfyr, con la que debutó como barítono en diversas operas y conciertos. Tras unos años dedicándose al canto de manera exclusiva, decidió volver a la composición musical y retomó estos estudios en 1997.

A partir de entonces, Bracero se especializó en música para la imagen y en informática musical. Su estilo musical, tal y como él mismo define, es muy claro, sensible y directo, aunque se maneja muy bien con las grandes orquestaciones ya sea para música de concierto, cine, videojuegos o publicidad.

En 2012 conoció al cineasta sevillano Raúl Romera, quien había escuchado su música por internet y le hizo el encargo de la confección de la banda sonora de La memoria de los olivos. La cinta fue presentada con muy buena acogida en el Festival de Cine de Colombia y en el Festival Europeo de Cine de Sevilla.

Para el largometraje, ambientado en la Guerra Civil española, desplegó su creatividad con la orquesta sinfónica, coros y solista y contó con la colaboración de músicos como el violinista Jesús Gutiérrez Pastor o el pianista Francisco Liberia.

El pasado mes de marzo comenzó el rodaje de su último trabajo con Romera, Cuervos, un trhiller muy oscuro y claustrofóbico ambientado en la época de los 80. Para conseguir ese halo de misterio, Alberto Bracero combina en esta ocasión la orquesta de cámara y sinfónica acompañadas con algunas colaboraciones solistas. La película ha sido rodada íntegramente en Cantabria y el reparto lo componen Asunción Balaguer, Marta Serrano y Fernando Ramallo. "Ahora se está montando la película y por ahora el director me ha pasado algunas escenas para que vaya trabajando. Cuando esté lista, mis manos serán unas de las últimas por las que pase", cuenta el compositor, quien adelanta que la cinta se presentará "probablemente en el festival de San Sebastián" a finales de este año.

Además tiene otro encargo para el año 2015: Liberty Statión, una cinta dirigida por el cineasta y escritor Emilio Ruiz Barrachina. Aunque el rodaje esta previsto para 2015, Bracero adelanta que se rodará en digital, con las últimas tecnologías y que la cinta contará con "actores internacionales que dotarán al proyecto de gran base comercial". "En principio se iba a empezar este verano, pero Barrachina tendrá que atender antes otro proyecto y se retrasará un poco, lo que me viene mejor para sanear el disco duro", cuenta el compositor, que ha logrado encadenar tres largometrajes seguidos y para quien la proliferación de autores de bandas sonoras en la ciudad es sólo una "coincidencia". "En Granada hay muchos profesionales de la cultura y ha sido una casualidad que coincidamos varios compositores en una generación", explica el músico sobre el 'boom' de las BSO made in Granada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios