Biedma y Oyola, los dos mejores en novela negra

  • El español y el argentino comparten el premio Hammet

El español Juan Ramón Biedma, con El imán y la brújula, y el argentino Leonardo Oyola, con Chamamé, fueron galardonados ayer con el premio Dashiell Hammet a la mejor novela negra que concede la Asociación Internacional de Escritores Policíacos en la Semana Negra de Gijón. La mexicana Sanjuana Martínez, con Prueba de la fe, la red de cardenales y obispos en la pederastia clerical, obtuvo el Premio Rodolfo Walsh a la mejor obra de no ficción, que concede la Semana Negra en homenaje al periodista argentino asesinado por la dictadura militar en 1977.

El jurado del Hammet consideró "injusto" tener que desechar una de las dos mejores novelas presentadas este año y concedió el galardón "compartido" entre el español y el argentino. Por una parte, El imán y la brújula es una novela política de la España de 1926 con una trama de espionaje en la que abundan situaciones extremas con el trasfondo del fin de la guerra de Marruecos. Mientras que Chamame lleva un ritmo musical bailable tradicional del noreste argentino en un relato trepidante de una persecución de dos bandas de piratas del asfalto en un ajuste de cuentas por el robo del botín de un atraco, según explicó un emocionado Leonardo Oyola.

El Premio Rodolfo Walsh, que ha instaurado hace años la organización de la Semana Negra en reconocimiento a la investigación periodística narrada en clave de novela, ha sido este año para una obra que ha provocado polémica en México y Estados Unidos.

Sanjuana Martínez ha investigado durante varios años casos de pederastia cometidos por sacerdotes católicos de ambos países y ha desvelado la "trama oculta" de relaciones de la jerarquía eclesiástica con los Gobiernos para que éstas no salgan a la luz. Prueba de fe... es un libro de denuncia sobre al menos dos prominentes dirigentes católicos, los cardenales Norberto Rivera Carrera y Juan Sandoval Íñiguez, dijo ayer la autora en una rueda de prensa. Martínez afirmó que estos casos "siguen impunes porque no hay justicia en México" y acusó al presidente de su país, Felipe Calderón, de "encubrir estos crímenes del clero" sobre los que ha podido contabilizar un centenar de víctimas.

El argentino Carlos Salem obtuvo el Premio Memorial Silverio Cañada a la primera novela negra publicada con la obra Camino de ida, y el español Nacho Padilla consiguió el Premio Ateneo Obrero con Viaje al centro de una chistera. El mexicano Antonio Sarabia fue galardonado con el Premio Espartaco a la mejor novela histórica por Troya al atardecer, un relato de la guerra protagonizado por dos hermanos gemelos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios