Bigas Luna y los 'señores feudales' de la telefonía

  • El director explicó ayer su candidatura a la presidencia de la Academia de Cine

El realizador Bigas Luna, candidato a la presidencia de la Academia de Cine, cree que esta institución debe explicar a los políticos "cómo utilizar el cine para representar a nuestro país" y sacarlo de la "Edad Media de la era digital", en la que "los operadores de telefonía son los grandes señores feudales".

Bigas Luna resumió ayer, a cuatro días de las elecciones, su visión sobre el futuro del cine español y considera que "estamos en la Edad Media de la era digital, pero vamos hacia la Edad de Oro. Falta un poco pero está a la vuelta de la esquina".

El director de La camarera del Titanic considera que el papel de la Academia es el de "embajadora del cine español", y, pese a todo, se muestra optimista con el sector. "Es un momento muy bueno para el mundo audiovisual. Nunca ha podido tener la difusión que ha tenido ahora. Es impresionante", asegura.

El realizador de Jamón, jamón, que ya había adelantado que haría un "especial descargas" en la Academia para explicar su postura ante tan espinoso tema, destaca que "hay mucha confusión y la gente tiene que conocer muy bien los colectivos que están en internet", desde los internautas, "que somos todos", hasta los distintos profesionales del sector.

En este entramado, según él, "los operadores de telefonía son los grandes señores feudales. Son pocos, pero una pieza clave en todo esto. Son los que en el futuro van a pasar a producir la mayoría de material audiovisual", ya que ellos mismos tendrán que nutrir a sus propios clientes y serán los más interesados en que no exista la piratería. Será entonces cuando, para Luna, llegue la Edad de Oro, "ese día en el que te podrás descargar cualquier material audiovisual creado en el planeta, pagando, espero que poquito, y con una tarifa plana lo más barata posible".

¿Qué pasará entonces con las salas de cine? "Se van a convertir en las galerías de arte", sentencia. "Son y serán importantísimas, pero su función cambia, evoluciona. La película que no va a una sala de cine no existe, porque son las que van a verse en internet, las que van a generar descargas, las que van a querer emitir las televisiones".

Así, más allá de las cuotas de pantalla, la recaudación por copia o las entradas vendidas, Luna cree en el cine como un arma cultural. "Es muy importante explicar a nuestra clase política cómo puede utilizar el cine, cómo el cine le puede servir para representar a nuestro país culturalmente", asegura. De todas las artes, "el cine es la más exportable, la que puede ayudar más". "Si en un mercado inglés están vendiendo naranjas israelitas y españolas y la noche anterior los compradores han visto Jamón Jamón, los compradores seguro que van a comprar las españolas", ejemplifica este amante de la gastronomía. Y, para ello, la labor de promoción e imagen es esencial y "nuestros actores son la clave, los que nos ayudan a contar las historias y los que nos tienen que ayudar a mejorar la imagen de nuestro cine", explica quien descubriera a rostros tan importantes del cine español como Penélope Cruz y Javier Bardem.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios