Blanca Li revela a través del cine la génesis de una coreografía

  • La bailarina y coreógrafa granadina estrenó ayer en París su segundo largometraje, 'Paso a paso', un documental grabado a partir de su espectáculo 'Corazón loco'

La coreógrafa, bailarina y realizadora española Blanca Li estrenó ayer su segundo largometraje, Paso a paso, un documental en el que ella misma explora la génesis de una de sus obras, Corazón loco, inspirada en el amor y creada en 2007 en el Teatro Nacional de Chaillot.

El filme "es una cosa pequeña, muy íntima, no tiene nada de una superproducción de Hollywood", previno su autora. Sin embargo, concedió, al final "te olvidas casi de que es un documental", pues en la fase de montaje -que fue la más difícil- se buscó "mantener el ritmo de una película de una hora y media, con sensación casi de ficción".

"Muy contenta de haberla hecho", la realizadora de Le Defi (2001) comentó que hacía años deseaba hacer una segunda película, pero sin encontrar tiempo para montar la producción, cuando "de repente íbamos a empezar la creación de Corazón loco".

Era una obra especialmente interesante para compartir con el público y se partía "totalmente de cero en todo", desde la coreografía a la música, e incluía a una cantante de música contemporánea, una composición original y un trabajo con la voz y el cuerpo, destacó.

La intención de la película es contar cómo surgió, paso a paso, el espectáculo, pero sin necesidad de narrar nada, con la voluntad de que "se narrase solo". Por eso "no hay voz en off" que explique lo que revela la pantalla y "el espectador se siente parte de ese grupo" que convive durante un cierto tiempo.

"Creación de la creación de la creación", como la definió su autora, Pas à Pas es ante todo uno de los múltiples proyectos que sabe transformar en realidad esta prolífica artista, madre de dos hijos, que reside entre París y Sevilla.

Hasta ahora, comentó, las filmaciones hechas sobre su trabajo la habían dejado más bien "frustrada", y con la sensación "de que no se acababa de contar realmente ese proceso que es tan extraño y que cada vez es diferente".

Algo lógico, "pues para contarlo hay que estar realmente dentro, tener una visión del trabajo cotidiano, de los momentos duros, difíciles, alegres, tristes" que se suceden, para lo que "hay que estar todos los días ahí, y yo estaba todos los días, y filmábamos todos los días", resaltó.

De ahí que "el trabajo más difícil" fuese el del montaje, "elegir el material" y la forma de contar esa creación sin ningún tipo de narración exterior. "Tardamos más de un año y medio" en hacer la película y el montaje "cerca de un año", recordó. Subrayó la importancia de la banda musical, creada por Tao especialmente, en combinación con la banda musical del espectáculo.

El pasado marzo, Blanca Li ofreció una visión previa de su nueva obra cinematográfica en un acto promovido por la asociación Españolas en Passy, que, recordó entonces, no era ni un estreno ni un preestreno. Resuelta su distribución, mientras la compañía que dirige continúa de gira por varios países europeos con algunas de sus obras, entre ellas El Jardín de las Delicias (2009), la directora del Centro Andaluz de Danza estrenó ayer su película en un cine de París.

"Es una película especial y hay que acompañarla un poco al principio" hasta que luego, si ha lugar, "siga su camino, su propia vida", explicó.

Los días 9 y 17 de este mes, Li tiene previsto encontrarse con su público para comentar su filme y su Corazón loco. También este mes, Li comienza sus tareas como "artista asociada" en el centro Coreográfico de Creteil, al sureste de París, y el próximo día 16 estrena con el colectivo Jeu de Jambes el espectáculo Quel cirque!, un encargo del XVIII Festival Suresnes Cités Danse.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios