Brasil se lleva la Espiga de Oro con 'Estómago'

  • 'Retorno a Hansala' de Chus Gutiérrez se llevó el Premio Especial del Jurado

La ópera prima del brasileño Marcos Jorge, titulada Estómago, se alzó ayer con los principales premios de la 53ª Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), entre ellos la Espiga de Oro por decisión unánime del jurado internacional, presidido por el marroquí Latif Lahlou. Estómago es una sátira en favor de la dignidad y en contra de la desigualdad social, con la gastronomía como hilo conductor. Su protagonista, Joao Miguel, fue distinguido con el premio al mejor actor compartido con el español Unax Ugalde, éste como cabeza de reparto de La buena nueva, de la directora Helena Taberna.

Marcos Jorge, formado en Italia como realizador de numerosos documentales y anuncios publicitarios, obtuvo también el premio Pilar Miró, destinado al mejor nuevo director, y el que anualmente concede el Consejo Local de la Juventud de Valladolid "por su tratamiento irónico de la realidad" y su originalidad argumental.

El director artístico de la Seminci, Javier Angulo, aseguró que Jorge es un realizador "con un gran futuro". "Me encanta el resultado porque el palmarés es totalmente contrario a eso del café para todos", señaló. Angulo considera que el reconocimiento al primer trabajo del director brasileño es "un trampolín" para su trayectoria profesional.

La Espiga de Plata fue para el filme El frasco, el undécimo largometraje del argentino Carlos Lecchi, donde con el envoltorio de una comedia desliza el drama de dos vidas, hombre y mujer interpretados por Darío Grandinetti y Leticia Bredice, anclados ambos en la rutina y sobrepasadas por la inseguridad de su soledad.

El frasco recibió también el reconocimiento del público, por votación popular auspiciada por el rotativo El Norte de Castilla, que dirige Carlos Roldán, mientras que el último trabajo de la directora granadina Chus Gutiérrez, Retorno a Hansala, sobre la tragedia de las pateras, fue reconocido con el Premio Especial del Jurado.

La mejor actriz ha sido la finlandesa Maria Heisnaken por su participación en Los momentos eternos de Maria Larsson, de la sueca Jan Troell, mientras que la coproducción nórdica (Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega) Terriblemente feliz, del danés Henrik Ruben Genz, recibió los premios al mejor guión, firmado por el propio director, y la mejor música.

El galardón reservado a la mejor dirección de fotografía recayó en Mischa Gavrjusjov y Jan Troell por su trabajo en Los momentos eternos de Maria Larsson, ambientada en el siglo pasado y que relata el feliz hallazgo de la fotografía por parte de una mujer frustrada en su vida personal y laboral.

Por su parte, la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (Fipresci) distinguió a La ventana, una aproximación del argentino Carlos Sorín a los últimos momentos de la vida en la persona de un escritor octogenario.

La Semana Internacional de Cine de Valladolid incluyó también en su última jornada la entrega de su Espiga de Honor a la actriz Carmen Maura, en reconocimiento a su trayectoria. Maura aseguró que no descarta volver a sus orígenes y trabajar de nuevo junto con Pedro Almodóvar, aunque sólo si "él tuviera muchas ganas", algo que de cualquier forma no le obsesiona "para nada". De hecho, en breve viajará a Francia para ponerse a las órdenes de la realizadora Yasmina Reza. Con este papel, la española aspira a consagrarse en el país galo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios