Brillante signo de equilibrismo documental

  • 'Man on Wire', ganadora de un Oscar, se podrá ver en España el 18 de marzo

Ganadora del Oscar al mejor documental, Man on Wire, de James Marsh, es la enérgica y poética recreación de la aventura de Philippe Petit, un hombre que lucha por un sueño aparentemente imposible: cruzar las Torres Gemelas de Nueva York en un ejercicio de funambulismo.

Fue apodado "el crimen artístico del siglo" y sucedió el 7 de agosto de 1974, un día antes de la dimisión de Richard Nixon. A 411 metros de altura y durante cuarenta y cinco minutos, Petit firmó su pasaporte a la inmortalidad, aunque tuviera que dividir su éxito entre la cárcel y al posterior análisis psiquiátrico y la ovación del público.

El cineasta James Marsh, que ha practicado el documental y la ficción, fulmina las barreras de ambos géneros y aplica su brío y sus a veces dudosos recursos para recrear los acontecimientos en dos caminos paralelos y complementarios.

Por un lado Man on Wire toma prestado el ritmo narrativo de las películas más sofisticadas y lo utiliza, con un resultado sólido y ameno, casi colindando con el thriller, para narrar la puesta en marcha del sorprendente proyecto.

Por otro, analiza someramente -una lástima que no profundice más- la fascinación que crea un hombre capaz de abstraerse de la lógica con tal de superar su sueño, por mucho que sea ilegal. No sólo por la clarividencia en su interior, sino por el magnetismo que ésta crea en todos los que le rodean.

Así, Man on Wire dibuja, basándose en una amplia entrevista a Petit y en su libro Alcanzar las nubes, el perfil psicológico de un inteligentísimo excéntrico y su posterior conversión en algo así como un mesías de su equipo colaborador.

En su evangelio, los apóstoles que intentan revalidar el sueño americano son en realidad una cuadrilla de tarados de gran pericia técnica.

Entre medias, la belleza de una disciplina tan atípica como el funambulismo, la exquisitez de sus movimientos y la hermosa paradoja de cómo una mente de dudosa estabilidad es un virtuoso del equilibrismo.

Así, Marsh confirma, como Joaquim Jordà o como Guy Maddin, que el documental es en sí mismo una cuerda floja en la que uno toma la realidad con flexibilidad e incluso con piruetas estilísticas. Que apuesta por lo apasionante de la realidad, que da pie a la reflexión poética y que, desde luego, encuentra cabida para el entretenimiento.

Man on Wire se estrenará en España el 18 de marzo y no tiene todavía fecha de estreno en Latinoamérica, pese a la importante repercusión que ha tenido después de obtener el Oscar.

El documental acerca al espectador a un mundo extraño pero apasionante en el que el protagonista se siente desde joven impelido a llevar a cabo la mayor hazaña imaginable en su especialidad, aun sabiendo del peligro que corría. Es toda una inspiración y muestra de hasta dónde puede llegar el espíritu humano cuando se lo propone.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios