Los Brincos celebran sus bodas de oro

  • La banda repasa esta noche sus 50 años de carrera con un concierto en el Anfiteatro de Maracena

Los Brincos simbolizaron durante mucho tiempo el maltrato con que España suele tratar a sus talentos. Llamados merecidamente los Beatles españoles en su época dorada, esos años sesenta en los que a pesar de la ausencia prácticamente total de tradición y de tejido para que se pudiera desarrollar algo parecido a una carrera de éxito en el pop, el cuarteto consiguió colocar en el número 1 un excelso catálogo de grandes canciones que hoy son clásicos impregnados en la memoria colectiva de sus coetáneos, tras su ruptura el grupo fue ignorado y prácticamente enterrado en el olvido.

Y ello a pesar de que su origen había sido una especie de operación Monkees a la española con miembros de Los Estudiantes y Los Pekenikes. Al contrario de lo que pasó con los auténticos Beatles, reivindicados como un referente del pop universal por todas las generaciones posteriores, Los Brincos quedaron relegados en el cajón de los nostálgicos y no sería hasta bien entrado el siglo XXI, cuando grupos como Lori Meyers los rehabilitaran como los pioneros del pop en español que realmente fueron.

Entre medias, sus miembros originales se dedicaron a sobrevivir con mayor o menor fortuna: Juan Pardo con una irregular carrera como solista y negándose a escuchar cualquier propuesta de reunión, Junior Morales a la sombra de su triunfadora esposa Rocío Dúrcal, tras el breve período en que funcionó como dúo junto a Juan, y Fernando Arbex, probablemente el mayor talento del grupo, con Manolo González a su sombra, a evolucionar musicalmente primero con Alacrán, más tarde con Barrabás y posteriormente como compositor y productor para otros muchos artistas.

Aunque con la llegada del nuevo siglo hubo un intento por resucitar al grupo con la edición del disco Eterna Juventud (BMG, 2000), que contenía material nuevo compuesto por Arbex y Miguel Morales, hermano de Junior y miembro de Los Brincos a partir de 1968, la aventura se frustró con la muerte de Fernando en 2003.

Hasta el año pasado, cuando Miguel, con la ayuda de Manuel García, que estuvo ocho años acompañando al bajo a Juan Pardo, Francis Cervera, miembro de Agua Viva y también músico de acompañamiento de grandes artistas, y Miguel Ángel Bullido, batería curtido en grupos como Granada o Topo, decidió insuflarle nueva vida para celebrar los 50 años desde su creación, aquel otoño de 1964.

Canciones como Borracho, Flamenco, Mejor, Con un Sorbito de Champán, Lola, Nadie Te Quiere Ya, Renacerá o Tú Me Dijiste Adiós volverán a cobrar vida esta noche en el Anfiteatro Carlos Cano de Maracena, donde Los Brincos estarán actuando a partir de las diez y media , tras haberlo hecho este pasado invierno en el Centro Cultural Medina Elvira de Atarfe.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios