Burton explora el género musical con la sangrienta 'Sweeney Todd' Javier Bardem, en el umbral de su segunda candidatura al Oscar por 'No es país para viejos'

  • La película, que llegará a las pantallas españolas el 15 de febrero, mezcla "la belleza de la música, la emotividad, el horror, el humor y la tragedia"La Academia anuncia hoy los candidatos a los premios, que se otorgarán el 24 de febrero

La fantasía de Tim Burton no tiene límites. El director californiano se adentra ahora en el musical de terror con Sweeney Todd, una sangrienta propuesta que protagonizan sus dos actores fetiche, Johnny Depp y Helena Bonham Carter, y que llegará a las salas españolas el próximo 15 de febrero.

Tim Burton, que estuvo ayer en Madrid para presentar Sweeney Todd, tenía en la cabeza desde hace años llevar a la gran pantalla este musical de Broadway escrito por Stephen Sondheim, y en la que Johnny Depp, más de 15 años después de Eduardo Manostijeras, vuelve a llenarse las manos de cuchillas afiladas para degollar a todos aquellos que le han traicionado y cuyos cadáveres van directos a la trituradora de su vecina, la experta cocinera de empanadillas de carne la señora Lovett.

Ni siquiera para un musical Burton se despoja de su mundo gótico, exagerado e impresionista, y no duda en reconocer que la fantasía es algo que le encanta, "porque los cuentos de hadas tocan todos los extremos: la muerte y la vida, lo oscuro y lo claro, el amor y el engaño...en el fondo, la vida también es así".

Aunque Tim Burton nunca ha sido un gran admirador de Broadway, el director ha reconocido su debilidad por este musical, "porque mezcla la belleza de la música, la emotividad, el horror, el humor y la tragedia. Es, sin duda, una historia muy singular".

Este capricho de Burton le ha costado a sus protagonistas varias horas de clase de canto, aunque el esfuerzo ha merecido la pena ya que Depp, Bonham Carter, y el resto de secundarios -entre los que destaca un Sacha Baron Cohen a lo John Galiano vestido de torero- interpretan de una manera más que digna las complejas canciones de la banda sonora de Sondheim, quien, por cierto, forma parte del reducido grupo de agraciados que han ganado un premio de la Academia, un Tony, un Emmy, un Grammy y hasta un Pulitzer.

"Sondheim siempre dijo que quería actores que cantasen y no cantantes que actuaran", ha explicado Burton con respecto a la elección del reparto. "Todos tuvieron que hacer un casting y Sondheim escogió a los que mejor interpretaban las canciones. Excepto con Johnny, con quien ya contaba desde antes de oirle cantar".

Y es que a pesar de que Sondheim les dejó "total libertad" para introducir cambios en la adaptación cinematográfica, el autor del musical se mostró exigente a la hora de escoger el reparto, ya que tenía que estar a la altura de sus antecesores de Broadway -entre los que se encuentran actores de la talla de Angela Lansbury y Len Cariou- y de España -Joan Crosass y Vicky Peña-.

Esta libertad de adaptación ha permitido que Burton elimine todo tufillo a Broadway en esta historia para firmar un musical en el que rebosan litros de sangre y no falta sus guiños a la comedia negra.

Con respecto a la interpretación de Depp, con quien Burton ya suma seis trabajos y una amistad eterna, el director asegura que con este nuevo papel Depp "empieza un nuevo capítulo en su carrera".

"A pesar de las seis películas que hemos hecho juntos, para mí ha sido como trabajar con seis personas diferentes. Aunque para muchos él es el típico galán protagonista, para mí es un actor de personaje, es impresionante", ha asegurado Burton.

De hecho, el actor tiene posibilidades más que reales para ser candidato a los Oscar, así como el propio Burton. Sin embargo, el director no se muestra muy esperanzado; "me da la sensación de que no suelen premiar musicales de terror", bromeó Burton.

El director norteamericano también bromeó respecto a quienes han asegurado que esta película no es para niños: "Yo de pequeño veía películas de este tipo. Yo creo que sí es para niños. Extraños, pero niños".

El actor español Javier Bardem se perfila para los Oscar, cuyas candidaturas serán anunciadas hoy, como uno de los finalistas al premio al mejor actor secundario por su papel del asesino Anton Chigurh en No es país para viejos, cinta de los hermanos Coen aclamada por la crítica.

El anuncio será en Los Ángeles a partir de las 14.30 hora española. La Academia comunicará cuáles son los finalistas para las 80ª edición de estos premios en los que Bardem, que ya optó al Oscar por interpretar al escritor Reinaldo Arenas en Antes que anochezca (2000), de Julian Schnabel, afronta la posible candidatura de una manera muy diferente: como favorito.

La película de Schnabel -realizador para el que también suenan tambores de Oscar, ahora por La escafandra y la mariposa- cubría en aquella ocasión una cuota de independencia para unos galardones devaluados por las concesiones a la industria y que acabaron premiando al Gladiator de Russell Crowe.

Precisamente, Crowe, por American gangster, es uno de los actores que se barajan ahora como posible contrincante de Bardem, así como Philip Seymour Hoffman por La guerra de Charlie Wilson, John Travolta por Hairspray o Hal Holbrook, por Hacia rutas salvajes.

Pero este año, los hermanos Coen han brindado al intérprete de Mar adentro el protagonismo en todas las quinielas y el reconocimiento en la gran mayoría de los galardones, desde las buenas críticas en el Festival de Cannes a la candidatura a los británicos Bafta y la victoria en los Globo de Oro. La Boston Society of Film Critics, la Chicago Film Critics Association, la Dallas-Fort Worth Film Critics Association, los Florida Film Critics Circle Awards, el New York Film Critics Circle y la Phoenix Film Critics Society han allanado también su camino hacia el Oscar con diversos reconocimientos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios