El reportaje

Cándida,la chacha mágica

  • Durante años fue una anónima señora de la limpieza. Ahora, tras convertirse en estrella de cine, será una de las protagonistas de 'Mujeres del Cine'

Comentarios 1

Nunca la invitaron a la tertulia de José Luis Garci, pero Cándida Villar levanta más pasiones que las cejas de Juan Miguel Lamet. Cambió la fregona por los micros y durante años fue la crítica de cine en los programas de Gomaespuma. Gracias a Guillermo Fesser, del que fue asistenta durante años, se puso delante de las cámaras para interpretarse a sí misma en Cándida. Será junto a la vehemente Cayetana Guillén Cuervo una de las protagonistas del ciclo Mujeres de Cine, que comienza mañana en el Isabel la Católica. Pero, decididamente, Cándida es más incisiva que la presentadora de Versión Española. "No me gustó esa película de Volver", dice tajante. "La Penélope Cruz tampoco me ha gustado nada, nada, nada... Que si va al entierro de su madre, que si luego vive... Un rollo, vaya. La vida es real".

La semana pasada estuvo en Alicante en un acto benéfico de la Fundación Gomaespuma y, aunque durante años fue la chacha invisible, acaparó más fotos que nadie. ¿Le resultó fácil ser actriz? "Me costó mucho trabajo porque yo no sabía leer ni nada", cuenta sincera. "Me estuvieron leyendo el guión dos meses, yo no tenía intención de hacerlo, toda la vida fregando, y me dijeron que si no salía bien, pues nada".Incluso fue invitada al programa de Ana Rosa Quintana, poniendo dignidad entre las Belenes Esteban y los Condes Lequios de turno. "Yo donde me llaman voy, estoy dispuesta", dice juvenil.

Desde que desapareció el programa de radio de Gomaespuma ha dejado de ir al cine, pero no duda en poner en 'solfa' a Antonio Banderas. "No me gustó la última de El Zorro, me gustó la primera, pero las últimas no", cuenta. "Tampoco me gustó la de Lola Flores, que si tenía dos novios, que si Manolo Caracol le pegaba y la maltrataba. No me gustó nada, era un rollo". Eso sí, antes de ir al cine siempre pregunta: "¿Hay sexo?". En su siempre sincera opinión, "el cine era mejor antes porque ahora es sólo tiros y sexo". "Las de antes me gustaban, las de Juanito Valderrama, Lola Flores, Manolo Escobar... Todos esos me gustaban. Pero ahora son películas muy marranas, todo sexo, sexo y sexo". Incluso en una ocasión ejerció de crítica en una película en la que los protagonistas fumaban porros a mansalva "Se veía mujer con mujer, hombre con hombre... Vamos, una guarrería".

Nada que ver con su película, Cándida, un homenaje a las chachas de toda la vida hasta ahora ninguneadas en títulos como Las que tienen que servir. "Es lo que he sufrido yo, es mi vida, no me importa que la gente lo sepa, he sufrido mucho y la gente tiene que ver que hay que tirar siempre hacia delante". Y aunque ha visto la película más de diez veces sigue llorando con la escena en la que muere su hijo. "Pero también me río con los personajes de la marquesa o del portero".

El gran responsable de su otoñal éxito es Guillermo Fesser, la mitad de Gomaespuma. Entró a servir en su casa cuando el humorista tenía 9 años y, de alguna u otra manera, siempre han estado unidos. Y en el mundo de fantasía de Fesser, las empleadas del hogar son estrellas de cine. Y viceversa. Incluso, al principio, los oyentes pensaban que Cándida no existía, que era un personaje inventado por Fesser y qué el mismo hacía su voz. "Cuando fui a ver una película de Fernán Gómez él creía que eran ellos los que hacían de Cándida y se sorprendió al saber que era un personaje real", recuerda.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios