Carles Torrens debuta en EEUU con 'Emergo'

  • El realizador estrena una cinta sobre fantasmas que le llegó por Rodrigo Cortés

El joven cineasta Carles Torrens estrena mañana en EEUU su ópera prima, Apartment 143 (Emergo), un proyecto que nació de la mente de Rodrigo Cortés y que decidió encomendar a su discípulo tras el éxito de Buried, una decisión que para Torrens fue "como ganar la lotería".

"Rodrigo iba a dirigirlo, pero le llegó Buried, eso le catapultó a Luces rojas y Emergo quedó en un limbo, flotando en tierra de nadie", apunta el realizador catalán. "Rodrigo y el productor Adrián Guerra pensaban que era una pena que la película muriera y querían que llegara a algún puerto. Confiaron en mí y, la verdad, fue como ganar la lotería. No me lo creía", añade.

Apartment 143 (Emergo), protagonizada por Kai Lennox, Gia Mantegna, Fiona Glascott y Michael O'Keefe, sigue a un equipo de investigación al frente de un experimento filmado con varias cámaras dentro de una vivienda donde supuestamente tienen lugar unos sucesos paranormales, al mismo tiempo que desentraña los secretos de una familia que se desmorona por un drama íntimo.

El filme, con guión, coproducción y comontaje de Cortés, nació del trabajo de documentación que hizo el cineasta para Luces rojas tras año y medio recopilando información sobre el mundo paranormal, y aunque muchos elementos acabaron en ese trabajo, otros tantos "se quedaron colgando", según Torrens. "Cuando llegamos a la fase de montaje, Rodrigo estaba en la preproducción de Luces rojas, pero vino y muy amablemente ayudó a sacar punta a ciertas escenas. Respetó mucho la estructura del montador José Tito, del que aprendí mucho. El input de Rodrigo fue como la mano de un maestro que te enseña a sacar más provecho a lo que ya teníamos", declaró.

Para quienes vean el tráiler y se esperen una cinta al estilo de Paranormal Activity por el uso de cámaras subjetivas, Torrens avisa: "No lo van a tener".

"Ha sido diseñada de manera muy distinta. Esas películas se improvisan mucho: se da la cámara a los actores, se van inventando cosas sobre la marcha y la estructura se define en el montaje. Entiendo que tengan sus fans, pero no me acaban de gustar. Emergo es una exploración del lenguaje", indica el cineasta, de 28 años.

Su intención siempre fue buscar un lenguaje "análogo" al tradicional cinematográfico y alcanzar las notas de suspense a través de canales poco usuales, como el uso de infrarrojos o detectores de movimiento.

"Es una película de fantasmas y un drama tradicional rodados de forma ortodoxa", apunta el director, al que su apego por lo fantástico y sus inicios bajo la tutela del maestro Brian Yuzna -un buen amigo de su familia- lo encaminaron a sus dos primeros cortometrajes: Coming to town y Delaney.

Previamente, Yuzna convenció a los padres de Torrens de que para dedicarse al cine lo mejor era desplazarse a Los Ángeles. Y así lo hizo. Estudió en la Universidad Chapman, en Orange County (California), rodó los cortos que le llevaron a dirigir dos películas para televisión en España y finalmente le llegó la propuesta para filmar Apartment 143 (Emergo).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios