Juan Carlos Mestre, Premio Nacional de Poesía por 'La casa roja'

  • En la obra dialogan gran parte de las tradiciones y culturas existentes

El poeta y artista visual Juan Carlos Mestre ganó ayer el Premio Nacional de Poesía, otorgado por el Ministerio de Cultura, por su poemario La casa roja, una obra en la que dialogan gran parte de las tradiciones y culturas existentes.

Mestre, nacido en Villafranca del Bierzo (León) en 1957, tras conocer la noticia señaló a Efe sentirse "contento", pero ha querido aclarar que los premios "son fruto de la generosidad o de la equivocación". Restó importancia a este premio dentro de su currículum, puesto que, según dijo, los poetas no escriben buscando reconocimientos ni metas. "Los poetas no somos caballos de carreras", señaló.

"Los premios carecen de importancia, sobre todo cuando pienso en tantos amigos cuya obra está a años luz de la propia y que se han ido al paraíso de la utopía sin reconocimientos, como José Miguel Ullán, Rafael Estrada o Antonio Pereira, por citar sólo a algunos" precisó el autor de La poesía ha caído en desgracia, con el que obtuvo en 1992 el premio Jaime Gil de Biedma, y de La tumba de Keaps, premio Jaén de poesía.

Este premio, dotado con 20.000 euros, se concede a la mejor obra de poesía publicada en España en 2008, ya sea en castellano o en algunas de las otras lenguas cooficiales.

Publicada por Calambur, La casa roja, "sin abandonar la raíz permanente de la mitología personal de Mestre, interroga a los más reveladores derroteros del pensamiento poético contemporáneo, en un diálogo crítico y ético apasionante", según afirma Javier Bello en la solapa del libro.

Para Mestre, a pesar de la imposibilidad de definir La casa roja, porque la poesía "es como conocer algo de lo que no tenemos conciencia, y explorar en un libro propio es rayano con exploraciones o vanidades de delirio que no van conmigo, porque yo no he construido ningún discurso de autoridad artística", el libro "es sólo una casa de huéspedes".

"He escrito un libro -aclara- que no es otra cosa que una casa de huéspedes, donde los expoliados de la razón, las voces que habitan en los márgenes, las voces silenciadas, los perdedores, los soñadores o los que han hecho de la imaginación el barco de la palabra tienen un lugar donde encontrarse en este acto de delicadeza humana que es la poesía".

Juan Carlos Mestre, gran admirador de Antonio Gamoneda, con quien ha colaborado este año en el volumen Extravío de luz, un libro artístico en el que se incluían seis poemas inéditos del premio Cervantes, considera que "todo poeta tiene una deuda con sus antepasados civiles de la palabra".

"Comparto con Pérez Estrada su pensamiento de que la poesía son palabras civiles para después del tiempo. Y yo he escrito versos para que la realidad adquiera una súbita cualidad de bien, resistiendo al mal. He convertido la poesía en un acto de resistencia, y recuerdo la frase de Gamoneda: 'La belleza no es un lugar adonde vayan a parar los cobardes'". "Y este libro es una casa de huéspedes adonde no han ido a parar los cobardes de todas las épocas y en la que estos huéspedes han levantado la palabra para decir: 'No, tengo mis derechos, soy inocente. No mates'", concluyó el poeta.

Juan Carlos Mestre, como artista visual, ha expuesto su obra gráfica y pictórica en galerías de España, Estados Unidos, Europa y Latinoamérica y ha obtenido la Mención de Honor en el Premio Nacional de Grabado de la Calcografía Nacional en 1999.

Considerado "un artista global" por el poeta Antonio Gamoneda, el nuevo Premio Nacional de Poesía también ha acompañado con sus grabados poemas del ya citado Premio Cervantes, de Diego Valverde, de Miguel Ángel Muñoz Sanjuán, de Gonzalo Rojas o de Jorge Riechmann, entre otros.

Su colaboración con otros creadores y músicos como Amancio Prada, Luis Delgado o José Zárate, ha sido recogida en varias grabaciones discográficas.

Además, de su diálogo con la obra de diferentes creadores han surgido libros como Piedra de Alma, con José María Parreño; Crónica de amor de una muchacha albina, con Rafael Pérez Estrada; Emboscados, con Amancio Prada; Bestiario apócrifo, con Álvaro Delgado; Enea y los gatos, con Javier Fernández de Molina; El Adepto, con Bruno Ceccobelli, y Arde la oscuridad, con Alfredo Erias.

El jurado que ha fallado el premio ha estado presidido por el director general del Libro, Rogelio Blanco, y han formado también parte de él Darío Xohan Cabana, Sebastián García Trujillo, Alex Susanna, Jose Carlos Quiroga, Dionisia García Sánchez, Teresa Sanz, Elena Medel y Joan Margarit y Olvido García Valdés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios