La Carmen de Bizet se muda al país del sol naciente

  • La compañía Suite Española de los hermanos Castro Romero presentan 'Carmen' en Japón y reciben el premio Cultura Viva por su larga trayectoria

Diecisiete minutos de aplausos y vítores nipones. Eso fue lo que la versión flamenca de la ópera Carmen cosechó en su estreno mundial el pasado 3 de julio en Tokio de manos de los granadinos Castro Romero. Recién galardonados con el premio nacional Cultura Viva por su trayectoria en el mundo de la danza, los hermanos bailarines saben que les queda "mucho por aprender y mucho por innovar" dentro del arte flamenco.

Rosario Castro interpreta a una Carmen profunda, pasional y sincera mientras que Farukh Ruzimatov encarna a un José enamorado y con la disciplina clásica que le da su papel de bailarín clásico y su recién estrenado cargo al frente del ballet Leningrand State Ballet de San Peterburgo. No es la primera vez que los primeros bailarines del ballet Kirov y Suite Española colaboran. Espacios como la colina Lycabettus en Atenas y el festival Mikkely de Finlandia han sido testigo de sus representaciones en conjunto, entre otros escenarios repartidos por el mundo.

Rosario Castro se deshace en elogios a la hora de hablar de los bailarines invitados del Ballet de Kirov: "La disciplina de los bailarines invitados rusos es increíble. Entraban a las 9 de la mañana y estábamos allí hasta las 4 o 5 de la tarde ensayando. Impresionaba la fuerza y la disciplina que poseen. Pero para ellos es algo natural, desde muy pequeños lo han vivido así. Les gusta lo que están haciendo y el estar desde 9 de la mañana calentando, después tener una clase y seguir ensayando no les pesa. A los españoles cuando nos gusta algo lo vivimos también con mucha fuerza pero la disciplina del día a día nos cuesta mucho".

El libreto de la Carmen de Bizet da soporte a la coreografía de Ricardo Castro y la composición flamenca que los músicos Pablo García, Fernando Lázaro y Daniel Yagüe aportan a un espectáculo que se completa con la presentación de proyecciones, dirigida por Jesús Robisco, de los ensayos de Suite Española y los bailarines del Kirov realizaron entre Madrid, San Peterburgo y Tokio. Una apuesta arriesgada, que ha ido tomando forma en año y medio de preparación y colaboración entre las compañías y que entusiasmó al público del país del sol naciente que se materializó en dos representaciones más de la obra cosechando el mismo éxito de crítica y público.

Y es que la pasión y la fuerza del flamenco gusta en Japón tanto o más que dentro de Andalucía: "Cuando es algo bueno el público japonés aprecia mucho todo lo que es cultura y no le importa pagar cien euros por una entrada si lo que va a a ver vale la pena. Les gusta el flamenco y se preocupan por lo que va allí pero no todas las producciones gozan de la calidad que ellos esperan. Los japoneses se lo toman todo muy en serio, es como cuando vienen aquí a hacer turismo, que desde las seis de la mañana están cámara en mano preparados para ver los monumentos; por eso mismo no se les debe engañar", comenta Rosario Castro.

La trayectoria de Suite Española viene de largo. Desde hace catorce años fundaron el proyecto que comparte como familia de artistas pero sus trayectorias individuales son grandes currículos por sí mismos. Ricardo Castro se traslada a Madrid en el año 1983 para trabajar bajo la dirección del bailarín Antonio Gades y el cineasta Carlos Saura en la película Amor brujo. Después y tras una difícil audición formará parte del Ballet Nacional de España con el que recorrerá medio mundo representando obras como Sombrero de tres picos o Don Juan Tenorio.

Por su parte, Rosario Castro también formaría parte del elenco de Amor Brujo para después ser bailarina de la compañía de Mariaemma, entre otros, para compaginar su trabajo como directora artística de Suite Española con ser la principal atracción del famoso tablao flamenco El Corral de la Morería. José Romero no podía ser menos y a lo largo de su vida profesional ha compaginado su trabajo de bailarín en el ballet de Televisión Española, entre otros, con la de modelo para firmas como Vitorio & Luchino, Jean Paul Gaultier o Moschino.

Desde la cuna, los hermanos Romero tenían claro que la danza siempre iba a formar parte de su vida. Descendientes de Charo Romero. toda una entidad en el mundo de la danza en Granada, fue en su academia donde forjaron su pasión por el arte escénico. A pesar de su raíz granadina, lamentan que la programación cultural de la ciudad los deje apartados, después de años demostrando su valía por numerosos escenarios nacionales y del extranjero: "Es muy complicado llevar cualquiera de nuestros espectáculos a Granada pero no estamos enfadados ni dolidos. Dentro del ámbito cultural queda mucho por hacer dentro de España y siempre se debería empujar a los artistas nuevos. Dentro de Granada veo una dejadez absoluta entre los programadores culturales y no siento que haya una preocupación por artistas importantes que están haciendo cosas de calidad en el extranjero o en Madrid. Sin embargo siempre estamos dispuestos a volver a intentarlo y volver a Granada", comenta Rosario con cierta resignación.

En cualquier caso, el espectáculo Carmen pasará por España, concretamente por el Teatro Madrid de la capital donde están programadas cinco noches de representación. Hay una posible cita en el Odeón Herodes de la Acrópolis de Grecia y en 2009 una gira española, y quien sabe si una posible representación en Granada. Ganas no les falta para sentirse más que nunca profetas en su tierra. Tiempo al tiempo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios