Carmen Thyssen asegura que no podrá ceder "siempre gratis" las obras de su colección

  • La baronesa dice que debe pensar en su futuro y en el de sus herederos

La baronesa Carmen Thyssen reconoció ayer que no puede dejar siempre "de forma gratuita" en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid "una colección valorada en equis millones de euros" porque, como subrayó, "tengo herederos y he de pensar en su futuro". "Las cosas no se pueden dejar así en el aire", advirtió en relación a la negociación que mantiene con el Ministerio de Cultura.

Por este motivo, no sabe qué ocurrirá cuando termine la prórroga de un año del préstamo de su colección privada que se expone en el Museo Thyssen de Madrid. "Esos cuadros están maravillosamente, pero yo debería percibir algo, pensando en el futuro y dejando las cosas arregladas porque tengo herederos", insistió.

"No se pueden tener bloqueadas unas cantidades de millones sin percibir a cambio un alquiler anual para que yo pueda poner en orden el futuro de mis herederos, que es lo que más me preocupa", manifestó la baronesa Thyssen.

"Para que la colección de mi marido viniera a España tuve que renunciar a todo y, naturalmente, lo que no puedo es dejarla siempre de forma gratuita", recordó. "Me encantan los cuadros, pero es un gran sacrificio", afirmó.

Precisamente, preguntada por su relación con la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, tras las negociaciones que concluyeron el pasado mes de febrero con la cesión gratuita por un año más de la colección privada de la baronesa, confesó: "Me llevo muy bien".

Ha reiterado, en este sentido, que se lleva bien "con todo el mundo, simplemente había unas peticiones que me hacían para el préstamo de la colección internacional" con las que no estaba de acuerdo, en referencia especialmente a que esos 240 cuadros fueran cedidos por dos años. Asimismo, hizo hincapié, en relación con el litigio sobre la marca Carmen Thyssen, que "nos metimos en una tontería".

"Me he llevado bien con todos los ministros que han pasado por el Museo Thyssen", aseveró la baronesa. Más aún, indicó que la propia González-Sinde le ha expresado su deseo de visitar la pinacoteca que muestra su colección en Málaga, inaugurada el pasado 24 de marzo y que mañana abrirá su primera exposición temporal, titulada La tradición moderna en la colección Carmen Thyssen. Monet Picasso Matisse Miró.

Sí aseguró, tras el revuelo que protagonizó La esclusa, de John Constable, al querer sacarlo del Museo Thyssen de Madrid para venderlo a un coleccionista británico, que "por el momento permanece ahí". Eso sí, dejó claro que no sabe "si se quedará siempre".

Pese a todo lo dicho, la baronesa, vicepresidenta de la Fundación Thyssen, quiso dejar claro que tiene "un cariño enorme" a la pinacoteca madrileña; de hecho, asegura haber "luchado mucho para que exista". "Estoy muy dedicada a ese museo", apostilló.

Cuestionada por el historiador y crítico de arte Tomás Llorens, que dimitió como patrono de la Fundación Palacio de Villalón, que gestiona el Museo Carmen Thyssen-Bornemisza de Málaga, Carmen Cervera declaró que "no hay ninguna relación".

En este sentido, reiteró que consideró de "mal gusto" que Llorens entregara a la prensa una carta criticando la estructura del museo malagueño, la cual, además, "yo nunca recibí", precisa. "Fue una sorpresa desagradable, pero hay que seguir hacia adelante en la vida", defendió la baronesa.

No obstante, resaltó que "lo cortés no quita lo valiente y las cosas personales hay que dejarlas fuera". De hecho, afirmó: "Yo sigo siempre igual, no cambio, y hay cosas a las que me he comprometido". Por ello, entre otros proyectos, confirmó la exposición de Edward Hopper prevista para 2012 en el Museo Thyssen de Madrid, de la que Llorens es comisario.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios