Chavela regresa por un día

  • n concierto. La artista de 88 años ofreció un puntual concierto en México ante 10.000 asistentes.

En un puntual retorno a los escenarios a sus 88 años de edad, la cantante mexicana de origen costarricense Chavela Vargas fue ampliamente piropeada la noche del martes por el público del Auditorio Nacional de Ciudad de México, para el que ofreció un recital de setenta minutos.

Visiblemente emocionada con la respuesta de los casi 10.000 asistentes, la cantante obsequió al público con besos al aire a lo largo de toda la velada y desplegó su buen humor. "Díganme ustedes lo que quieran", clamó una satisfecha Chavela, una de las voces consagradas de Latinoamérica, vestida con uno de sus característicos ponchos.

"Chavela, ¡viva la madre que te parió!", le gritaron entonces desde el patio de butacas. "Gracias, igualmente", respondió ella con una sonrisa, acompañada por dos guitarristas sobre el escenario capitalino.

La cantante anunció su retirada oficial de los escenarios el 30 de septiembre de 2006 tras cincuenta años de carrera, promesa que quebró de manera extraordinaria anoche, sin que se sepa si volverá a suceder.

Antes de salir Chavela a cantar, el público pudo escuchar por megafonía la canción que el cantautor español Joaquín Sabina dedicó a la artista, Por el bulevar de los sueños rotos. Sabina fue precisamente el primero en felicitar a la intérprete en un vídeo de homenaje proyectado después, en el que también aparecieron las cantantes mexicanas Eugenia León y Lila Downs, así como su compatriota, el escritor Carlos Monsivais.

La Macorina, Luz de luna, El último trago y Se me hizo fácil fueron algunas de las canciones con las que Chavela desgarró el corazón de la audiencia, entre la que no faltaron lágrimas.

El público vitoreó y aplaudió casi continuamente a la veterana intérprete, que tenía reflejada en el rostro la satisfacción de volver a cantar los temas de los grandes compositores mexicanos, como su querido amigo José Alfredo Jiménez.

La artista hubo de recurrir a la ayuda de uno de sus músicos para conocer el orden de las canciones, pero aguantó en pie más de una hora pese al dolor que dijo sentir en los pies.

Tras "La llorona", momento que esperaban impacientes los asistentes, Chavela pidió su silla de ruedas y al término de la canción el telón se corrió rápidamente mientras varias personas de su equipo corrían a asistirla.

Minutos después, aparecía con un grupo mariachi detrás, ya sentada, mientras la cantante mexicana Julieta Venegas le hacía entrega de una placa homenaje.

Tras ello, Chavela se retiró y los mariachis interpretaron tres clásicos de la música mexicana.

El público esperó después unos minutos a ver si la artista volvía pero, al ver que no era así, comenzó a abandonar el auditorio.

"Está muy emocionada, pero un poco frustrada porque no pudo salir a agradecer", dijo a Efe después una asistente de la artista, que justificó la retirada de la artista debido a su estado de salud. EFE

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios