El 'Circus' de Britney

  • La música parece dar una última oportunidad a la muñeca rota del pop, que lanza mañana en todo el mundo su nuevo disco

Con tan sólo 18 años y a finales de los 90, Britney Spears comenzaba una carrera musical llena de altibajos, durante la que ha vendido más de 62 millones de discos; pero su tumultuosa vida privada, que la ha convertido en presa de la prensa del corazón, ha puesto seriamente en peligro su título de 'princesa del pop'.

Parece ser que la música le da otra oportunidad y, tras recibir el apoyo expreso de 'la reina' Madonna en su gira Sticky & Sweet, proclamarse mejor artista y mejor álbum del año en los MTV Europe Awards 2008 y obtener los premios de mejor vídeo femenino del año, mejor vídeo pop y vídeo del año de los MTV Video Music Awards, lanza mañana su nuevo álbum, Circus.

La fecha elegida para la publicación de Circus coincide con el 27 cumpleaños de la cantante de Luisiana, que anuncia nueva gira, y viene precedido por la buena acogida del single Womanizer, para cuyo vídeo Briney no ha dudado en desnudarse, una vez recuperada la línea, y ponerse en manos de la fotógrafa Kate Turning.

Womanizer está producida por The Outsyders, que se incorporó a un equipo de producción formado por músicos y técnicos como Dr. Luke, Danja, Max Martin o Guy Sigsworth, que ha trabajado con Madonna, Alanis Morisette y Björk, entre otros artistas, y ofrece una muestra de que el disco en general es "más ligero" y "más pop" que el anterior, Blackout (2007).

"La canción trata básicamente sobre un tipo que se va con un montón de mujeres diferentes, no puede evitarlo; simplemente, es un mujeriego. Es un imbécil total y se sale con la suya", explica la cantante en una entrevista promocional.

El single que sucederá a Womanizer será un tema muy en la línea titulado Circus, corte extraído de entre otros como las baladas Blur, My baby y Out from under, y canciones muy Britney como Kill the lights, Shattered glass, If u seek amy, Unusual you, Mmm Papi, Mannequin y Lace and leather.

Con éxitos en su carrera como Baby one more time (1999), al que seguirían Oops!... I did it again (2000), Britney (2001), In the zone (2003) y Blackout (2007), Britney Spears reconoce que el pasado año "estaba pasando una etapa muy oscura" de su vida, y muchas de las canciones de Blackout "reflejaban eso", por eso no salió de gira, así que tendrá que incorporar algunos de aquellos temas a los conciertos de ahora, siendo "dos estilos totalmente diferentes". Ella misma cuenta que su intención es provocar en la gente que una sensación circense, como "cuando estás sentado en el borde de la silla y quieres saber lo que va a venir después".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios