Ciudades de película en la sala Apperley

Laura Tortosa concibe la ciudad como un decorado cinematográfico. Cualquiera. Ya sea Bruselas o Granada, cámara en mano, la artista congela instantes únicos en algo parecido a una road movie sin atrezo. Lo suyo no es el cine sino la fotografía, pero Palabras e imágenes tiene mucho del lenguaje audiovisual porque en ella se observan historias con un hilo argumental capaz de desarrollarse en un solo segundo.

La sala Apperley muestra a lo largo de 14 fotografías y tres cuadros "un día normal en la vida cotidiana de una ciudad". Tortosa ha elegido para la exposición algunas zonas emblemáticas de Bruselas -donde residió durante un año- como la Grand Place pero también otras "más normales" como la estación de tren del Norte o la zona suburbana pegada al río.

Con su cámara de fotografía a cuestas se dedicó a 'perseguir', a veces descaradamente, todo aquello que fuera susceptible de ser contado. Le interesan las personas y los edificios y, en este sentido, dice, "podría ser cualquier ciudad del mundo. Miro a los ojos de la gente; más de una vez me han llamado la atención. También hacia arriba, adonde nadie suele mirar mientras camina".

Cada título es una storyboard con sus habitantes como protagonistas. En Se puede hablar por teléfono mientras caminas retrata silenciosamente la conversación de un afroamericano por el móvil. En otra obra refleja, en una foto hecha a ras del suelo, la perspectiva de un niño. "Cuando miras al suelo también puede ser divertido", explica, y a medida que crecemos vamos perdiendo esa visión más infantil. Se ven en esta fotografía unos pies. No hace falta nada más. En otra de las obras, la artista plasma la mirada enfrentada de dos musulmanes, "un musulmán blanco y otro de color". Deja al espectador la decisión del fin del relato.

Si en las catorce fotografías sobre aluminio la artista escoge la ciudad como escenario, en los cuadros -acrílicos y óleos- ella es la única protagonista. Pequeños rincones, trozos de tejado o paredes muestran su pasión por la fotografía arquitectónica en gamas de colores fríos, gama de grises, ocres y rojos cadmio.

Su próximo proyecto está en la ciudad de Granada. "Ya tengo el Albaicín muy fotografiado pero si hay un lugar que me interesa es la Chana. Tiene algo que me gusta aunque la mayoría de la gente no lo vea". Lo mostrará en su próxima exposición.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios