Clasicismo de los años 80

Compañía Ballet de Teatres de la Generalitat Valenciana. Coreografía: Nacho Duato. Bailarines: F. Alonso, D. Arconada, R. Bañol, Y. García, L. Hernandorena, D. Huertas, G. Muñiz, L. Ortiz, C.Royo, F.Sanles, B. Shopova, D. Tortelli, M. Vilas, E. Taberner, entre otros. Música: Marcel Landowski/ María del Mar Bonet/ Frederic Rzewski. Música: Marco Beltrami. Escenografía y figurines: Nacho Duato. Lugar: Teatro CajaGranada Isodoro Máiquez. Fecha: sábado 6 de febrero de 2009.

El Ballet, formado por dieciséis bailarines, que depende del Centro Coreográfico de Teatres de la Generalitat Valenciana gira esta pieza del coreógrafo y director de la Compañía Nacional de Danza, Nacho Duato; que llama Duato x Tres, al ser un tríptico de tres coreografías firmadas entre 1983 y 1991.

Tres piezas independientes entre sí y que no tienen más conexión que una misma autoría y una duración similar. Pertenecen las dos primeras, Sueños de éter (1986) y Jardí tancat (1983), a la etapa medular en su carrera en la que se forma y consolida como coreógrafo en la prestigiosa Nederlands Dans Theater, junto al maestro checo Jirí Kylián; un cuño y herencia que asume, posteriormente, la Compañía Nacional de Danza con la que estrena la tercera y última pieza de este tríptico, Coming Together, compuesta en 1991.

Sueños de éter coreografía para ocho bailarinas el sueño gris de las muchachas de orfanato. Una grisura demasiado redundante y explícita marca la visual: atrezzo, vestuario y suelo; cojines, camastros, lencería de raso proponen siempre desde una elegante estilización, la gama que va del gris al negro. Terminan nombrando un ambiente mortecino y una frustración que apunta más a lo elegante, pulcro y exquisito; a la floritura fina, más que a una poética de lo real. Reina la geometría, el relajo de la hermosa sincronía coral. A veces, irrumpe en algún dueto la geografía onírica y danza el deseo insatisfecho por la escena, apoyado en juegos de luces o en la coreografía que engulle a las intérpretes bajo una inmensa tela ocre.

Después del saludo y un intermedio algo inoportuno sucede Jardí tancat. A mi modo de ver, la coreografía que peor ha envejecido; sobre todo por ilustrativa. Es la pieza más corta y la más sosa. La música de María del Mar Bonet, los cantos tradicionales de trabajo menorquines y quejas de amor, dan lugar a una escena que recrea o ilustra con tonos ocres, naranjas, marrones y estacas en los lindes del suelo, la sencillez de lo terruño primigenio que da al mar. No consigue hablar ni de lo humano amoroso o atávico en la sucesión de duetos.

Con el aire decididamente minimalista de finales de los ochenta, entra tras saludos e intermedio y a golpe de repetición, la música y el texto de la música compuesta por Frederic Rzewski, en el año 1972 y que da título a la pieza: Coming Together. Tiene un aire frenético, juguetón y festivo, en el que sorprenden hermosos frisos y desplazamientos de los intérpretes. Tienen en común las tres piezas, cierto clasicismo esteta, que deja estar tranquilo en su butaca al espectador.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios