La Compañía Nacional de Danza vuelve a bailar con puntas

  • El director José Carlos Martínez presenta el ballet clásico 'Don Quijote' y una gala homenaje a la maestra Maya Plisétskaya, para la que aún quedan entradas a la venta

La Compañía Nacional de Danza trae a Granada dos espectáculos sensacionales y muy diferentes entre sí. Por una parte, el ballet Don Quijote que se representará esta noche en el Generalife con coreografía de José Carlos Martínez, director de la Compañía. Por otra, una gala homenaje a Maya Plisétskaya, el lunes 20 de junio, para la que aún quedan entradas. La belleza de la danza clásica se unirá con la contemporánea ofreciendo una generosa visión de los registros de la Compañía Nacional de Danza y de la personalidad y estilo de su director, José Carlos Martínez, uno de los grandes nombres de la danza en España, Comendador de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, Premio Benois y orgulloso de que la Compañía Nacional vuelva a calzar zapatilla de punta al son de Don Quijote.

"Don Quijote es la primera producción clásica que hace la Compañía Nacional desde hace 25 años", explica José Carlos Martínez. "Lo estrenamos en diciembre en Madrid y en Granada es la primera vez que se va a hacer al aire libre, por lo que creo que va a cobrar una nueva vida", comenta entusiasmado. "Representarlo en un espacio natural como los jardines del Generalife le va a aportar mucho, además la acción transcurre primero en el ambiente de un pueblo de España y la segunda parte en un campo de gitanos lleno de encanto, por lo que el Generalife se presta de maravilla".

Durante la dirección de su antecesor en el cargo, Nacho Duato, la Compañía Nacional se centró en la danza contemporánea, abandonando las zapatillas de punta. "Con mi llegada, hace cinco años, quise que la compañía siguiera bailando contemporáneo pero a la vez volver a la tradición y a la danza clásica, primero hicimos ballets pequeñitos y luego me decidí por Don Quijote por ser un título español perfecto para la CND", comenta José Carlos Martínez que ha imprimido a esta producción quijotesca "un toque muy nuestro, muy auténtico, alejado de tópicos de ballet para turistas".

Su Don Quijote es un hidalgo más poético y platónico, más teatral, y la danza se acerca más a la esencia española. Esta adaptación inspirada en las célebres de Marius Petipa y Alexander Gorski cuenta con el vestuario de Carmen Granell y el diseño de luces de Nicholás Fischtel.

Por otra parte, el espíritu de la gran Maya Plisétskaya volverá a sobrevolar el Generalife este lunes, con una gala homenaje a la que fue directora de la Compañía Nacional durante dos años, antes de la llegada de Nacho Duato. "Pensé que Granada era el entorno ideal para hacer un homenaje a Maya, por eso he compuesto una gala inspirándome en sus grandes roles, en lo que ella bailó", explica José Carlos Martínez.

Uno de los números será el paso a dos de El Cisne Negro. "Después de Ana Pávlova, Maya ha sido quien mejor lo ha bailado en la historia de la danza", explica José Carlos Martínez. El paso a dos del balcón de Romeo y Julieta, un extracto del primer acto de Carmen, el paso a dos del Corsario o Raymonda serán otros fragmentos de esta gala "perfecta para quien no esté introducido en el mundo de la danza y quiera comenzar a conocerla".

Será muy original El Cisne con coreografía de Ricardo Cúe "donde el papel de cisne lo interpreta un hombre que lo interpreta en versión neoclásica". Otro aspecto que aportará más atractivo aún a la gala es el vestuario. En el caso de Carmen, los figurines están diseñados por David Delfín. "Es una versión más contemporánea con coreografía de Johan Inger. El vestuario hace un guiño a esos trajes cortos de flamenca de los años 50 y 60, por lo que también aportamos nuestra tradición y nuestra historia".

La gala de este lunes cuenta con la participación de la bailarina invitada Alicia Amatriain, que está triunfando en todo el mundo. "Es una número uno que no ha bailado mucho en España, acaba de ganar el Benois de la Dance que es como ganar el Óscar de la Danza. Me parecía que traer a una bailarina de ese nivel cuando estamos homenajeando a otra gran bailarina como fue Maya es lo que hay que hacer y así le damos la oportunidad de bailar en nuestro país".

Para el director de la Compañía Nacional de Danza, siempre es un honor bailar en Granada. En 2013 recibió la Medalla de Honor del Festival. "El Generalife es un escenario de lujo donde todos los bailarines desean estar. Yo he venido a bailar con el Ballet de Niza y luego como director de la Compañía Nacional de Danza".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios